Comer menos carne para salvar el planeta

María Ñacle
-

La alerta de la ONU que pide reducir el consumo de carne para lograr una dieta más sostenible despierta suspicacias entre los puestos de carniceros en el mercado de Ciudad Real

Comer menos carne para salvar el planeta - Foto: Tomás Fernández de Moya


El modelo «insostenible» de desarrollo que los seres humanos estamos llevando desde hace años está produciendo una crisis medioambiental con consecuencias que cada vez están más presentes en nuestro día a día. La ONU ha lanzado la señal de alarma en su último informe, Suelos y cambio climático realizado por los científicos del IPCC-Grupo Intergubernamental de Expertos en Cambio Climático- de la necesidad de cambiar el modelo de producción de alimentos para combatir la emisión de gases de efecto en invernadero que están detrás del fenómeno.
Una advertencia que ayer despertó distintas reacciones en los puestos dedicados a la venta de carne en el mercado municipal de Ciudad Real. Allí, algunos carniceros, como Jesús Martín Gómez, creen que «hay que hacer un consumo responsable y variado de alimentos», mientras que otros, como Ángel Puerto, piensan que este tipo de informes dados a conocer desde una organización como la ONU «afectan al consumo», y, sobre todo, «crean alarmismo entre los clientes», al mismo tiempo que recuerda que «también hay otros sectores como la agricultura que contaminan y consumen agua, no solo es la ganadería».
Entre los clientes habituales que ayer pasaban por el mercado, muchos consideran que sí que se debe hacer un esfuerzo por cambiar los hábitos. «Está claro que es necesario consumir carne roja, pero en la mayoría de ocasiones el consumo es superior al que debería ser. El kit de la cuestión está en mantener el equilibrio cualitativo y cuantitativamente», explica Ángel. Una opinión que también comparte Carmen Fernández: «Estamos consumiendo y produciendo de una manera salvaje y hay que regularlo, ya que podemos vivir bien con menos. El ser humano puede hacer un uso razonable de los recursos respetando a la tierra sin mineralizarla artificialmente», concluye.
Mientras, el consumo de carne crece cada día más en España y para satisfacer esta demanda hace falta más producción. Castilla-La Mancha, según los datos del Ministerio de Agricultura es la tercera región que más carne consume de España con una media de 44,11 kilos, después de Aragón y Castilla y León. Los expertos instan a que los productos de origen animal que se consuman provengan de sistemas más sostenibles que se alejen de sistemas industrializados.
Animales sacrificados. Países como Alemania, de hecho, ya debaten la posibilidad de incrementar el precio de la carne, a través de una subida del IVA, para luchar contra el cambio climático. En Alemania, la carne se grava con un siete por ciento de IVA reducido y la propuesta pasa por elevarlo hasta el 19%. Una medida que podría tener consecuencias también para la economía ciudadrealeña ya que Alemania es el cuarto comprador de carne producida en Ciudad Real, por detrás de otros países como Francia, Portugal e Italia. Según el Ministerio de Industria, el país teutón ha comprado carne por valor de 26,8 millones de euros en los últimos nueve años, confirmándose como un mercado creciente desde el año 2017 sobre todo dentro del apartado de tocino y jamón.