Signos para un joven sin límites

Hilario L. Muñoz
-

El presidente de la Agrupación de Personas Sordas recibe el premio Joven sin Límite 2019 en el marco de los actos del Día de la Juventud

Signos para un joven sin límites - Foto: Tomás Fernández de Moya

La vida de Carlos Sánchez de Pablo ha estado marcada por su capacidad para romper las barreras y seguir una vida sin límites en Ciudad Real. A sus 30 años, lleva dos como presidente de la Agrupación de Personas Sordas de Ciudad Real (Apscr). Se trata de una entidad en la que lleva más de una década vinculado, desde que la conoció. Su cargo junto a su modelo de vida le han servido para recibir este viernes el premio Joven sin Límites, que otorga la Concejalía de Juventud. Se trata de un premio que recibió con «orgullo» y del que se enteró por «sorpresa». El reconocimiento lo agradece tanto a la comisión de juventud sorda de la Federación de Personas Sordas de Castilla-La Mancha (Joversomancha), que presentó su candidatura, como a la Concejalía y «a todas las personas sordas que participan de la agrupación, en especial a la junta directiva», explicó Sánchez de Pablo.
El presidente de la Apscr es sordo de nacimiento, con una pérdida auditiva del 100% y nunca llegó a escuchar. Por este motivo, Sánchez de Pablo recuerda que no es «sordomudo, un concepto erróneo» porque él se comunica con la lengua de signos española y, por lo tanto, «ser sordo no implica ser mudo».
«Los límites serán siempre aquellos que uno quiera», explica el presidente de la agrupación sobre qué condicionantes existen en Ciudad Real. A modo de ejemplo, expone que si no puede «ir al cine en Ciudad Real porque no hay subtítulos» se busca un partido de fútbol para verlo con sus amigos. «Mi diversidad funcional no me limita en mi día a día», afirmó, ya que la única barrera es la comunicación pero para ella recurre siempre que puede a la figura del intérprete de lengua de signos españoles o a esas otras alternativas de ocio cuando no hay opción.
De todos modos, el Joven sin Límites 2019 encuentra alguna ‘barrera’ en el contacto con la cultura o ciertas administraciones. «Como persona joven y sorda, echo de menos que mi ciudad cuente con espacios accesibles en Lengua de Signos Española». Sánchez de Pablo reconoce que «en los últimos años se hacen actos públicos accesibles» pero «no es menos cierto que la mayoría de actos culturales y lúdicos no lo son». En este sentido, cree que le falta acceder «en igualdad de condiciones a la cultura, a la formación, al empleo, a la sanidad». «Todas las personas sordas tenemos capacidad para ocupar y desempeñar cargos, participar y desenvolvernos en cualquier área de la vida» y la intención es por lo tanto que Ciudad Real «sea una ciudad más integradora e inclusiva».
«Lo cierto es que mi vida en Ciudad Real es como la de cualquier otro joven y mi discapacidad auditiva no me limita a la hora de poder realizar aquellas actividades que hacen otros jóvenes», resume, sobre su vida en la capital. «Tengo habilidades como cualquier otro joven y no encuentro limitación siempre» con lo que afirma ser «feliz» con su vida
Para remarcar estas ideas, Sánchez de Pablo cuenta con la ventaja de presidir una entidad y con su juventud e inquietudes, como las redes sociales, que le permiten dar «mayor difusión de las cosas que realizamos desde la entidad». No hay que olvidar que se presentó a la Presidencia de la agrupación por «la falta de visibilidad del colectivo en la ciudad» y con su premio da un paso más para mostrar el día a día de las personas sordas y de la juventud sorda en la capital.