Un alquimista llegado del frío

D. R.
-
El heladero puertollanense Adolfo Romero (2d) explica al jurado del Campeonato de España de Heladería Artesana sus propuestas. - Foto: LT

El joven puertollanense Adolfo Romero se alzó con el segundo puesto en el Campeonato de España de Heladería Artesana con unas propuestas basadas en la química y la alquimia.

El joven heladero puertollanense Adolfo Romero sigue cosechando éxitos. El último, el segundo puesto en el Campeonato de España de Heladería Artesana, celebrado entre el sábado y el lunes en el Intersicop, el Salón Internacional de Heladería, Pastelería, Panadería y Café, en Madrid. Con una puntuación de 6.503, tan solo fue superado por Albert Soler, responsable de la barcelonesa heladería Can Soler de Badalona. Por su parte, Martín Belmonte, de la heladería Di Martino, fue tercero con 5.934 puntos. De esta manera, Jaume Turró, el anterior campeón de España de Heladería Artesana desde 2012, pasó el testigo de este prestigioso título.
Con la ceremonia de entrega de premios celebrada este lunes por la tarde se dieron por finalizadas tres intensas jornadas de competición en el Intersicop, en un evento organizado por la Asociación Nacional de Heladeros Artesanos (Anhcea) y en el que los 12 candidatos en liza tuvieron que medirse a sus rivales en pruebas tan diferentes como ‘Helado en cubeta’, ‘Tarta helada’ y ‘Copa helada’, además de presentar y defender sus propuestas ante el jurado.
Tal y como explicó -en declaraciones a este diario- Romero, su propuesta se basó «en la química y en la alquimia», centrando sus diferentes recetas en el antiguo mundo de los alquimistas, que fueron los precursores de la química actual. De este modo, para la prueba de ‘Helado en cubeta’ optó por una creación denominada ‘El manuscrito del alquimista’, compuesta por una cubeta decorada con helado de almendra cruda marcona con amaretto y salsa de albaricoque en osmosis de vainilla, y decorado con una pluma y una escritura de carácter mitológico.
En cuanto a la ‘Copa helada’, presentó una probeta bajo el nombre de ‘Elixir de vida’, compuesta por un helado de plátano y chocolate con una mousse de caramelo salada y un bizcocho de nuez de pecán y chocolate serigrafiado con moléculas, y más abajo una crema de vainilla, un ananás de chocolate con leche y un coulis de frambuesa y lima. Y la ‘Tarta helada’, llamada ‘Flor de la vida’, tenía forma geométrica (octaedro circular) y enfocada en una línea astronómica que en su interior albergaba una imagen de una probeta que tenía un rayo (electrocardiograma) compuesto por mango-mandarina, pintura de fresa-frambuesa y rodeado de helado de almendra cruda con limón, y pintado exteriormente por fresa-frambuesa y un sorbete de piña-vainilla-fruta de la pasión y mousse helada de yogur.
Para Romero, este subcampeonato tiene un «sabor agridulce» al haber estado a punto de lograr el triunfo, si bien se muestra «muy contento y muy orgulloso», sobre todo por ser el más joven de los competidores. Con la gloria aún sobre su figura, el responsable de Helados Romero ya piensa en la Copa del Mundo de Heladería, en 2021.