El García Pavón ensayista, al descubierto

C. de la Cruz
-
De izquierda a derecho, José Rivero, Sonia García Soubriet y Alfonso Calero - Foto: Tomás Fernández de Moya

Añil reedita una de las obras más desconocidas del universal escritor de Tomelloso, 'Estudios manchegos. Tres ensayos y una carta', que aborda su pensamiento y su carácter más reivindicativo sobre La Mancha

El personaje no superó al creador. Plinio, a pesar de su brillantez, no hizo sombra a Francisco García Pavón y Estudios Manchegos. Tres ensayos y una carta es buena muestra de ello. Se cumple el centenario del nacimiento del genial autor tomellosero, pero no han sido cien años ni de soledad ni de olvido. Todo lo contrario, ya que la ‘fortuna’ de García Pavón se encuentra en un momento de agradecida reflexión que excede la honorable etiqueta de fundador del género policíaco en España para adentrarse en el estudio de su figura. Y estudiar al autor supone ahondar en todas sus facetas; entre ellas, la menos conocida, la de ensayista.
La Biblioteca Pública de Ciudad Real ha sido el escenario elegido para presentar la reedición de Estudios Manchegos. Tres ensayos y una carta por parte de Biblioteca Añil Literaria. Y es que este ejemplar refleja el pensamiento de García Pavón, «su imagen de La Mancha desde el punto de vista político, desde el punto de vista también estético a través del paisaje», tal y como reflejó su hija y también escritora, Sonia García Soubriet, que durante la presentación de este libro añadió que «mi padre quiso dar a descubrir Ciudad Real, que era una tierra de paso, olvidad... y entre ellos a sus habitantes, su timidez, la campechanía, la imaginación, cualidades ocultas que esconden valores con mucha belleza».
El volumen representa el todo de varias piezas: dos ensayos sobre Tomelloso y la llanura, un discurso pronunciado en Daimiel y una carta al pintor Gregorio Prieto, que él mismo publicó en 1951.
José Rivero, arquitecto, escritor y colaborador de 'La Tribuna', es el autor del prólogo y en la presentación subrayó que «repara un vacío, es un campo poco conocido de García Pavón, que tiene un carácter reivindicativo de La Mancha».