Se desata la guerra por Griezmann

Agencias
-

El Atlético arremete contra el Barça poco después de que Bartomeu confirmase contactos por el jugador

Se desata la guerra por Griezmann - Foto: JUAN MEDINA

El posible fichaje de Antoine Griezmann por el Barcelona ha variado de culebrón de verano a guerra abierta entre el club catalán y el Atlético de Madrid. Una lucha que podría alejar al jugador del Camp Nou.
El detonante para que todo saltase ayer por los aires fue la reunión desvelada por el presidente culé, Josep Maria Bartomeu, en una comparecencia en la que repasó los movimientos dentro del área deportiva tras la dimisión el pasado miércoles del vicepresidente deportivo, Jordi Mestre. El mandatario confirmó que el director general del club azulgrana, Òscar Grau, y el consejero delegado del Atlético, Miguel Ángel Gil Marín, se reunieron el jueves para negociar el fichaje del todavía jugador rojiblanco. «Quizá destaparé algo, pero  tuvimos una reunión para comunicar al club madrileño si se podía negociar ya que hay interés por el futbolista. Fue el primer contacto sobre este tema», señaló Bartomeu.
No gustaron esas palabras en la entidad colchonera que, apenas unos minutos después, envió un duro comunicado en el que expresó su malestar con el presidente del Barcelona y citó al delantero galo para comparecer el próximo domingo para iniciar la pretemporada las órdenes de Simeone.
Así, según la versión del club colchonero, el pasado 14 de mayo, Griezmann comunicó a Miguel Ángel Gil, Diego Simeone y Andrea Berta su decisión de abandonar el equipo a final de temporada. En los días posteriores, el cuadro rojiblanco «tuvo conocimiento» de que el Barça y su jugador habían alcanzado un acuerdo en el mes de marzo,  en la semana del choque de vuelta de octavos de final de la Liga de Campeones que el Atleti disputó ante la Juventus. Un pacto que, según los colchoneros, ambas partes habían estado negociando desde mediados de febrero.
En su narración de los acontecimientos, el Atlético confirma la reunión del pasado jueves  entre Miguel Ángel Gil y Óscar Grao y señala que tuvo lugar a petición del Barcelona. En ella, afirman, Grau manifestó su intención de, una vez modificada la cláusula de rescisión del contrato de Griezmann, que pasó de 200 a 120 millones de euros, pedir un aplazamiento del pago del referido importe de la cláusula. «Evidentemente nuestra fue negativa, entendiendo tanto que el Fútbol Club Barcelona como el jugador han faltado al respeto al Atlético de Madrid y a todos sus aficionados», remarca la entidad colchonera.
«Como consecuencia de todo ello, en el día de hoy, el Atlético ha requerido al jugador, a su hermana como agente del futbolista y a su abogado, que Antoine Griezmann, en cumplimiento de sus obligaciones contractuales con nuestro conjunto, comparezca el próximo domingo en las instalaciones de la entidad con el fin de empezar la pretemporada con el resto de sus compañeros», agrega.
Además, el comunicado culmina con una enérgica «repulsa» por el comportamiento del Principito y del equipo catalán por haber «inducido» al jugador a romper su vínculo contractual con los rojiblancos en un momento de la temporada en la que los de Simeone se estaban jugando la Champions y el título de Liga. «Eso es algo que consideramos vulnera los períodos protegidos de negociación con jugadores y altera las normas básicas que rigen la integridad de toda competición deportiva, además de suponer un enorme perjuicio para nuestro club y sus millones de aficionados», enfatiza en su duro comunicado.