El Avant se estabiliza hasta junio con 583.000 viajeros

Manuela Lillo
-

Este servicio de medio distancia, que cumpliará 27 años de funcionamiento en octubre, está en el llamado «periodo de madurez» y no ha experimentado cambios significativos en frecuencias o tarifas

Tren de alta velocidad - Foto: Rueda Villaverde

Los trenes de Alta Velocidad media distancia que realizan la ruta Puertollano-Ciudad Real-Madrid (Avant) han registrado un total de 583.000 viajeros en los primeros seis meses del año, una cifra que viene a estabilizar la demanda de usuarios en los últimos años, según las cifras facilitadas a este diario por la compañía ferroviaria
Los datos son muy similares a los registrados en el mismo periodo del año de 2018, aunque anotándose una leve subida que permiten ir ‘arañando’ cuota de mercado y frenar la caída que se registró durante la crisis económica, pero no tanto como para despuntar con un pico de demanda al alza. En concreto, durante el primer semestre de 2017, los viajeros que se subieron al Avant de este corredor manchego fueron 571.300; mientras que de enero a junio de 2018 fueron 582.600 y en el primer semestre de este año han sido un total de 583.000.
Por su parte, el conjunto de líneas de trenes Avant con las que Renfe vino a mejorar la vertebración de la geografía española, con la conexión de ciudades de tamaño medio con el tren de alta velocidad, ha experimentado un incremento del número de viajeros del 2,7 por ciento en los seis primeros meses del año. En total, han registrado 4.536.000 viajeros, según los datos también aportados por la compañía ferroviaria.
Para Amparo Moyano, profesora investigadora del área de Transporte y Urbanismo de la Escuela de Ingenieros de Caminos, Canales y Puertos de Ciudad Real, la estabilización de la demanda es fruto de la consolidación de este servicio, lo que se vienen a denominar en argot profesional el «periodo de madurez» de una infraestructura que cumple ahora 27 años en funcionamiento. En concreto, la primera línea de tren de Alta Velocidad (AVE) de España, que conecta Madrid y Sevilla con paradas en Ciudad Real y Puertollano, entró en funcionamiento en abril de 1992, mientras que el primer Avant, entonces lanzadera, por el corredor manchego Puertollano-Ciudad Real-Madrid, comenzó a operar en octubre de ese año.
En este tiempo, Moyano apuntó a la estabilización de una oferta tras poner fin al descenso que se experimentó con la crisis económica, fruto del parón de la actividad económica del país, pero que con la senda de la recuperación ha permitido mantener el número de usuarios en estos últimos años. De este modo, destacó el servicio que presta este servicio para los llamados commuter, es decir, los profesionales que diariamente se suben a este tren para trabajar en Madrid y que regresan tras desarrollar su jornada laboral para llegar a su casa en Ciudad Real, o viceversa. Además, apuntó a los efectos que ha tenido el Avant para contar con profesionales en el Hospital General, la propia Universidad de Castilla-La Mancha o en otras empresas o instituciones que demandan personal cualificado.
Por otra parte, indicó que esa estabilidad también se debe a que no ha habido cambios significativos en el servicio, ya que se refirió al mantenimiento de las frecuencias y el mantenimiento de los precios al ser un servicio «subvencionado» que no está sujeto a las «ofertas tarifarias» de otros servicios.