Mata y las dos caras del fútbol

Roberto Morales (EFE)
-
Mata y las dos caras del fútbol - Foto: Rodrigo Jiménez

Jaime Mata ha vivido la parte fea del fútbol, con impagos en categorías menores, y la más dulce que cumple la ilusión de todo futbolista, ser convocado por su selección. Alcanzados los 30 años, se ha convertido en referente para cualquier deportista que trabaja duro en busca de un sueño.

"Vive todo con la ilusión del más joven", comenta un integrante del cuerpo técnico de la selección española de Luis Enrique, que premió al máximo goleador de LaLiga Santander sin atender al DNI.

"Absorbe todo como una esponja, tiene muchas ganas de aprender y progresar, adaptarse rápido", cuentan desde dentro los que están compartiendo las horas de concentración que sirven para conocer a las caras nuevas de la Roja.

Mata, Jaime, no Juan, ve encumbrado un año de ensueño con el Getafe. Coincide con su debut en la élite de la Primera División, tras pasar por todas las categorías y numerosas vicisitudes en una carrera lenta y trabajada hasta el éxito.

 

Lento inicio

De su Tres Cantos natal al mítico Galáctico Pegaso del fútbol madrileño, pasando por Socuéllamos, Móstoles y Rayo Vallecano B. Pero en su ilusión por llegar a ser alguien en el mundo del fútbol, no aparcó la responsabilidad de sacar unos estudios por si el camino se torcía.

Mata estudió un grado superior de Administración y Finanzas y un segundo de Comercio Internacional. Luego se marchó al Lleida, al Girona y dio el salto al Real Valladolid. Este año se ganó la llamada de un Primera como el Getafe.

 

Llegada a la élite

Ahora sus 15 goles en su primer curso en LaLiga le han llevado a la selección española, en detrimento de otros grandes delanteros que se quedan fuera de la primera lista de Luis Enrique para los partidos de clasificación a la Eurocopa 2020.

"Es un caso atípico llegar a la absoluta con mi edad y trayectoria", confesó un novato Mata que ha entrado en la treintena, "no soy nadie para dar consejos. Por lo que he visto reflejado en mi trayectoria, hay que disfrutar de cada etapa y del día a día".

Al madrileño se le ha hecho realidad su mayor sueño a los 30 años y su debut puede llegar contra Noruega en Valencia o contra Malta en La Valeta. Sería el vigésimo cuarto jugador que se estrena en la treintena con la Roja.

Lejos del récord que marcó Ferenc Puskás, que primero jugó con Hungría y con 34 años y 7 meses lo hizo con España. Javi Navarro lo hizo con 32 años y 9 meses, mientras que Vicente Engonga con 32 años y 3 meses.

"Jaime es un futbolista con una capacidad brutal de hacer goles", destaca Iker Muniain. "Su primer año en Primera división está siendo una locura. No es nada fácil llegar a la gran competición y pelear tan alto como está haciendo", añade.

 

Alcanzar el éxito a la treintena

En el nuevo fútbol, brillar con estos años no es nada extraño.

La edad de retirada va subiendo a la par que el deportista es más profesional. Entrenamiento invisible, alimentación más cuidada, trabajo personalizado fuera de sus clubes... Todo suma para prolongar carreras de éxito.

Pero el otro fútbol, el pasado, también dejó casos de longevidad. El único 'Balón de Oro' español de la historia, Luis Suárez, mantiene el récord de jugador más mayor internacional con España. Su último partido fue a punto de cumplir los 37, con 36 años y 346 días.

Será un récord que superará Iker Casillas si regresa a España, por su rendimiento o el día que se le haga un homenaje, y disputa su último encuentro la leyenda más laureada de la historia de la Roja.

Porteros como Casillas siempre extendieron más su tiempo en la élite. Antonio Ramallets es el segundo más longevo en la historia de la selección, con 36 años y 318 días, y Andoni Zubizarreta el tercero, con 36 años y 240 días. Los mismos que el más reciente, el delantero Aritz Aduriz.