El Estatuto de Dirección Pública «tapona» a funcionarios

S.L.H
-

El coordinador regional de Izquierda Unida, Juan Ramón Crespo, explica que el Estatuto de Dirección Pública, aprobado el pasado mes de agosto, «tapona» a funcionarios de carrera.

El Estatuto de Dirección Pública «tapona» a funcionarios - Foto: VÁ­ctor Ballesteros

El coordinador regional de Izquierda Unida (IU), Juan Ramón Crespo, aseguró en rueda de prensa que el decreto del Estatuto de la Dirección Pública Profesional de la Administración del Gobierno regional, aprobado este pasado mes de agosto, «posibilita la introducción de personas de confianza, degradando la posibilidad del control al funcionamiento político» y «taponando» que funcionarios de carrera accedan a mejores puestos de responsabilidad.
Crespo detalló que este decreto «deja abierta la posibilidad de contratos de alta dirección en el Gobierno regional», por el que resultan afectados los funcionarios, ya que «se va a taponar la necesidad de una verdadera carrera profesional para aquellos que quieren optar a puestos de responsabilidad». 
«La Junta ha puesto en marcha lo que ya intentó en la pasada legislatura», denunció el responsable de izquierdas, que recordó que el presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, dijo «que nunca iba a permitir que se metieran por la puerta de atrás de la Administración personas que no han utilizado los métodos adecuados» y ahora, pasadas las elecciones, se publica este decreto.
Crespo alertó de que «se está poniendo en peligro la independencia de la Administración», porque el decreto permite acceder a ella «sin necesidad de ser funcionario» y abre la puerta a que cualquier cargo público «que defenestrado por el motivo que sea» podrá entrar a través de un contrato de alta dirección, sin pasar por un proceso selectivo. 
«Se está violando el principio constitucional de acceso a la Administración Pública», aseguró Crespo y explicó que «el que va a permitir este acceso, es el mismo que puede cesar al alto cargo de su puesto de trabajo» lo que supone «un atentado para los funcionarios».