La embotelladora de Virgen de las Viñas funcionará este año

Ana Pobes
-

El presidente de la cooperativa Virgen de las Viñas, Rafael Torres, muestra su satisfacción por hacer realidad este proyecto en el que se lleva trabajando tres años y se han invertido unos 23 millones de euros

La embotelladora de Virgen de las Viñas funcionará este año - Foto: Rueda Villaverde

La Cooperativa Virgen de las Viñas de Tomelloso afronta la llegada del nuevo año con «mucha ilusión» por ver realidad algunos de los proyectos en los que lleva trabajando desde hace tiempo. Es el caso, por ejemplo, de su nueva embotelladora que a pesar de que se esperaba que empezara a funcionar en 2019 lo hará en el primer trimestre de 2020 tras tres años de trámites y trabajos y una inversión de 23 millones de euros. Un proyecto que llena de satisfacción al presidente de la cooperativa, Rafael Torres, quien en declaraciones a este medio, recuerda que con la nueva infraestructura la cooperativa podrá embotellar «15.000 botellas a la hora». El objetivo, argumenta, es poder ampliar el envase porque «los socios tienen muy buena producción y ya estamos limitados con él. Además, tenemos lista de espera de  mucha gente que quiere ser socio, por lo que hay que prever el futuro para poder albergar toda la uva que  entra y hacer una buena elaboración de ella».    
El 2020 será para Virgen de las Viñas un año de éxitos, y en eso es en lo que está trabajando el equipo directivo. Así junto a la nueva embotelladora, la cooperativa prevé lanzar al mercado un nuevo vino bajo la denominación ‘Concierto’, pero «aún está en estudio, y su posible lanzamiento, quizás solo en el extranjero, se debatirá en las reuniones que se mantengan con la dirección de los distintos departamentos de cara a estudiar la situación del mercado y qué marcas se pueden acometer». Y es que, la intención de la cooperativa que preside Rafael Torres es seguir elaborando nuevos vinos «en función de la demanda del mercado y según los gustos del consumidor, pues estamos para satisfacer a nuestros clientes y fidelizarnos con la calidad de nuestros vinos», apunta. Y con ese objetivo, la empresa bodeguera ha lanzado una nueva marca. Se trata de Lienzo, y que «ha visto la luz hace tan solo unos días en las variedades de blanco, tinto y rosado». Aunque tampoco descarta la elaboración de nuevos vinos ecológicos para este año.  
Diferentes proyectos a los que hay que sumar también el nuevo almacén de casi 6.000 metros cuadrados, más equipos de frío y la cubierta de naves, entre otros. En resumen, puntualiza, «todo lo que se requiere para hacer una buena elaboración y conservar bien el vino a lo largo del año» siempre con la base de «seguir trabajando, innovando, emprendiendo y creciendo».
Con este escenario de iniciativas y retos cumplidos, no es de extrañar que la Cooperativa tomellosera Virgen de las Viñas cerrara 2019 con un «buen balance y una economía muy saneada». Aunque su presidente Rafael Torres lamenta el «bajo» precio que se le ha puesto a los vinos y que ha conllevado a que «las liquidaciones no hayan sido tan buenas como hubiera querido para los socios, pues ellos son los que realmente se merecen todo. Pero contra el mercado no se puede luchar, y en estos momentos tampoco está muy boyante». Por ello, Torres confía en que esta situación «se estabilice y repunte» al considerar que esto es lo que se necesita para que el agricultor «siga plantando más y creando riqueza y empleo para Castilla-La Mancha».