Asaja pide revertir ya los recortes a los regantes

LT / R. Ch.
-

La organización agraria defiende la política de 'recortes cero'mientras se abren las compuertas del pantano producto de una mejora de la situación climática en la provincia

Asaja pide revertir ya los recortes a los regantes

Hace justo un mes, Asaja, secundada por COAG, UPA y Cooperativas Agroalimentarias, salía a la calle para pedir a la Confederación del Guadiana una prórroga y una mesa de negociación ante los recortes previstos para el riego de cara al 2020. Unos recortes que un millar de agricultores y ganaderos rechazaban y que se materializaban a través de la propuesta planteada por la Consejería de Agricultura de Castilla-La Mancha con una reducción del 6,67 por ciento para cultivos leñosos y del 4,5 ( Lillo-Quintanar, Sierra de Altomira y Consuegra- Villacañas) al 5 por ciento para herbáceos en Mancha Occidental I,Mancha Occidental II y Rus Valdelobos.
Ahora, apenas un mes después, Asaja reivindicó revertir esos recortes ya que entiende que la actual situación climática permite mantener las dotaciones anteriores a los regantes de la provincia. Son «unos recortes que deberían restituirse dado que hay signos visibles que demuestran que el mes de diciembre no era momento para decidir si aplicar o no alguna limitación, tal y como ha venido defendiendo nuestra organización agraria y las Masas de Agua», apunta la organización agraria en un comunicado de prensa en el que asegura que mientras se aplica esta disminución para los riegos de los cultivos se abren las compuertas del pantano de Peñarroya, «al 100 por cien de su capacidad como consecuencia de las últimas precipitaciones registradas en la comarca de Argamasilla de Alba, y que desde el pasado miércoles está desembalsando. Una situación que se repite en Las Lagunas de Ruidera y que, a juicio de la organización agraria, favorece un escenario sin reducciones para los agricultores» y que la organización agraria define como ‘recortes cero’.
Una opinión que comparte UPA. Su responsable regional, Julián Morcillo, indicó a La Tribuna que no tiene sentido plantear una recortes en la dotación de riego que se lleva dando ya en las tres últimas décadas. «Las precipitaciones de otoño-invierno están siendo superiores a las de los últimos años y en periodos de máxima sequía, a mediados de los 90 y de los 2000 no se aplicaron estos recortes lineales para todas las zonas».