Las autoescuelas rebajarán los alumnos llamados a examen

R.Ch.
-
Alumnos se dirigen a coches de autoescuelas. - Foto: Rueda Villaverde

Quieren que Tráfico eleve las convocatorias a dos cada mes hasta que llegen los nuevos examinadores

La asociación provincial de autoescuelas mueve ficha y ha trasladado a la Jefatura Provincial de Tráfico reducir el número de alumnos que presenten a las pruebas de examen para, a cambio, que la DGT incremente la frecuencia de las convocatorias de las pruebas a dos al mes. Así se lo ha trasladado la organización empresarial a la jefa de Tráfico en la provincia, Raquel García Fabra, como una solución «temporal» hasta la llegada de los nuevos examinadores, prevista para el mes de diciembre, una vez que se incorporen a la plantilla los profesionales que la DGT pretende sumar por toda España y que supondrá que Ciudad Real pase de tener cinco a siete u ocho personas encargadas de evaluar el nivel de conducción de los aspirantes. Además, hay que recordar que Ciudad Real cuenta también con un examinador itinerante que sirve de apoyo puntual a la hora de realizar pruebas por la  geografía provincial.
«solución temporal». Así lo indicó en declaraciones a La Tribuna el responsable provincial de la asociación de autoescuelas, Justo Ruiz de la Hermosa, que calificó la propuesta de «solución temporal» hasta que se complete la plantilla de examinadores. «Hemos barajado varias opciones y una es la de autorregularnos nosotros mismos para reducir el número de alumnos que se presentan a cada examen para intentar ganar más frecuencias de examen», reconoció Ruiz de la Hermosa. A día de hoy, según el responsable de la patronal de las autoescuelas, solo se realiza una convocatoria de pruebas al mes y el objetivo que plantean a Tráfico es llegar al menos a dos: «Ahora mismo se presenta un montón de gente a las pruebas y algunos no están bien preparados», asegura Ruiz de la Hermosa ya que los plazos para presentarse de mes en mes «impiden, en algunos casos, que se hagan una buena formación, porque se trata de un aprendizaje continuo que en algunos casos se tiene que cortar para ajustar a la fecha de examen», además de los perjuicios que provoca también para los propios intereses económicos de las autoescuelas. «Un examen al mes en insuficiente y no es aconsejable», relató Ruiz de la Hermosa, que insistió en reclamar una mayor frecuencia de exámenes a cambio de reducir el número de aspirantes que se presente.