Adicipec lanza una campaña contra pseudociencia

H. L. M.
-
Adicipec lanza una campaña contra pseudociencia - Foto: Pablo Lorente

La organización se une a un movimiento para dar mejor información sobre los tratamientos médicos y evitar que cualquier información por el móvil se convierta en un dogma inamovible

La Asociación de Divulgación Científica y Pensamiento Crítico de Ciudad Real (Adicipec) ha lanzado una campaña con la que busca advertir al gran público sobre las terapias alternativas y las pseudociencias. Se trata de un sencillo díptico que forma parte de un movimiento más general realizado por el mundo de la ciencia y que como reacción a los bulos nacidos en internet busca ofrecer una información más veraz. El manual cuenta con tres puntos: las terapias alternativas y pseudociencias suelen ser un fraude; por favor, lea y estudie con atención la evidencia, y en caso de duda acuda al método científico.
Desde la organización exponen que, a lo largo del último año, han detectado en Ciudad Real «una mayor presencia de anuncios y panfletos pseudocientíficos». «Dípticos en buzones, propaganda en los coches, anuncios en tablones de actividades de dudosa integridad, oferta de productos y servicios que prometen ofrecerte a cambio la solución a cualquier tipo de problema… y en todos ellos hay un nexo en común, la solicitud de alguna tasa económica a cambio de humo».
Carlos Alberto Castillo, investigador en Medicina, recordó que esta campaña nace de la pregunta sobre por qué ocurren estas situaciones. «Uno toma decisiones libremente si está bien informado» y ahí es donde buscan incidir. El investigador Javier Frontiñán, por su parte, argumenta que se publica porque hay «una mayor sensibilización». «Que el Ministerio hable abiertamente de lo que suponen las pseudoterapias es un avance», explicó, con el recuerdo de que su campaña se encamina hacia sus actividades y a darlo a conocer. Se trata de un modo de desarrollar responsabilidad social por parte de los investigadores de la universidad que debe tener «una función de informar» porque si los científicos no cuentan su opinión «siempre va a haber gente menos informada o con intereses que la cuente». Tras esta primera acción de guerrilla de Adicipec hay también anécdotas como la de Antonio Rodríguez, investigador en el Irica, quien explicó que personas cercanas le han explicado que la homeopatía funciona., algo «no tiene nada que ver, puede ser es el efecto placebo» y ese argumento no puede justificar ninguna pseudoterapia.
«Vivimos en una época en la que, con nuestro teléfono móvil y en cuestión de minutos, tenemos fácil acceso a información sobre cualquier tema gracias a internet», recuerdan desde la entidad. «El problema es que esto supone un arma de doble filo, pues esta información a menudo tiene escaso o nulo rigor científico, y en la mayor parte de las ocasiones, hay alguien que pretende lucrarse a costa de la credulidad».
Dentro de estas acciones de mejora del conocimiento científico hay otras iniciativas como un convenio de colaboración firmado en España por el Instituto Salud sin Bulos y el Consejo General de Colegios Oficiales de Farmacéuticos (Cgcof) para frenar los bulos sobre fármacos en internet y las redes sociales. «La gente al final consulta mucho al ‘doctor Google’ y se hacen virales muchos bulos sobre fármacos o enfermedades», explicó el presidente de los farmacéuticos ciudadrealeños, Francisco Izquierdo. La intención con un acuerdo de ese tipo es aprovechar la red de farmacias para «luchar contra esta desinformación» porque «en el farmacéutico el paciente siempre va a encontrar a un profesional sanitario que le va a asesorar de la mejor forma posible», señala. «Antes de tomar una decisión sobre lo que se lee lo mejor es hablar con un profesional», argumentó. Hay que tener en cuenta que los bulos pueden provocar menor adherencia al un fármaco, cuando ahondan en los efectos secundarios, por ejemplo.