Globalcaja aconseja exigir el pin en pagos con tarjeta

P. Muñoz
-
Globalcaja aconseja exigir el pin en pagos con tarjeta - Foto: RUEDA VILLAVERDE

El dinero de plástico está arrinconando al efectivo en el comercio tradicional y en internet donde se cometen la mayoría de estafas, que han aumentado en el año que acaba de finalizar

El pago con tarjetas bancarias se ha impuesto al dinero contante y sonante en  compras en supermercados, tiendas, restaurantes, gasolineras ... La mayoría de los ciudadanos ya optan por el dinero de ‘plástico’ para adquisiciones importantes y sólo utilizan el efectivo para el pago de pequeña cuantía (un café, vino, refresco ...) Del mismo modo, cada vez se compra más a través de internet y los sistemas de seguridad en la red son también más fiables, pero aún así los fraudes están a la orden del día como reflejan las denuncias presentadas ante la Policía o Guardia Civil. Tanto las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado como las entidades financieras indican que han aumentado las denuncias por fraude mediante el uso no autorizado de tarjetas bancarias. A últimos de año se detectó en Ciudad Real un repunte en estos hechos delictivos. Por ello, desde entidades crediticias como Globalcaja advierten de que es fundamental adoptar medidas para evitar ser víctima de estafas por ejemplo en los pagos online y denunciar en caso de que ocurra.
Hay que estar muy atento a las compras en la red porque es donde se registran más fraudes, indica a La Tribuna María Dolores Alfaro, responsable de medios de pago de Globalcaja.
Cuando se produce un cargo en la tarjeta sin que se haya realizado, el primer paso es avisar al banco por teléfono o a través de las aplicaciones de la entidad con el fin de que se proceda a cancelar la tarjeta. Después hay que denunciar el hecho ante la Policía.
En Globalcaja cuando se presenta una reclamación por fraude se actúa de dos maneras, una reclamando directamente donde se han producido las operaciones y otra dando parte al seguro de la entidad. «Todas las tarjetas de Globalcaja tienen un seguro», destaca la responsable de medios de pago de la entidad crediticia.
A este respecto, indica que hay un máximo de 6.000 euros, pero los fraudes son menores porque las tarjetas tienen un límite.
Las reclamaciones y denuncias por este tipo de estafas evidencian que los ciberdelincuentes se las ingenian para conseguir hacerse con los datos del usuario de las tarjetas bancarias y de este modo perpetrar más hechos delictivos sobre todo en internet.
En este sentido, María Dolores Alfaro explica que si copian los datos de la tarjeta y la operación llevada a cabo no ha sido autorizada por el cliente con el pin se reclama al comercio y está obligado a devolver la cantidad defraudada. Por ello, todos los comercios con los que trabaja Globalcaja cumplen con la normativa. «Siempre piden el pin para evitar situaciones de fraude», remarca Alfaro.
Si las operaciones se han llevado a cabo introduciendo el pin entra en juego el seguro de la entidad. «En teoría es una operación conforme aunque sea un fraude, pero la entidad tiene un seguro que es gratuito para el cliente. Lo tiene la totalidad de las tarjetas de Globalcaja tanto de débito como de crédito», explica.
Los fraudes, bien a través del seguro de la entidad o reclamando al comercio, habitualmente se recuperan. Pero para evitar caer en las redes de los ciberdelincuentes, desde Globalcaja aconsejan utilizar en las operaciones de compra una tarjeta virtual. Se trata de tarjetas monedero que el usuario carga y descarga en función de la compra.