A falta del escrito de defensa en el tiroteo de Argamasilla

Pilar Muñoz
-
A falta del escrito de defensa en el tiroteo de Argamasilla - Foto: Mariano Cieza Moreno

En proceso se han personado la AUGC y la Abogacía del Estado, que pide casi 40 años para el hombre que recibió a tiros e hirió a cuatro guardias civiles en agosto de 2016

Sólo falta el escrito de defensa en el sumario contra un hombre que disparó e hirió a cuatro guardias civiles en agosto de 2016 en Argamasilla de Calatrava para fijar la fecha del juicio. Por ello, según ha podido saber La Tribuna, a últimos de la semana pasada se ha instado al abogado Miguel López que ejerce la defensa del acusado a presentar el escrito de defensa para celebrar cuanto antes la vista oral.
En la causa, además del Ministerio Público, está personada la Abogacía del Estado y la Asociación Unificada de Guardias Civiles (AUGC). Las acusaciones piden penas que rozan los 40 años de cárcel para el encausado Antonio G. R., de 59 años y con antecedentes penales. También está imputada María Alegría d. C. R., que tiene múltiples antecedentes penales, según  recoge la Abogacía del Estado en su escrito de acusación al que ha tenido acceso este periódico. La acusada se enfrenta a penas de cuatro meses por resistencia.
Los hechos que se van a enjuiciar en la Audiencia Provincial de Ciudad Real ocurrieron cuando los agentes de la Guardia Civil recibieron una orden de entrada y registro en una vivienda de Argamasilla de Calatrava ante la sospecha de que guardaban armas tras los altercados entre dos clanes familiares.
 El enfrentamiento entre miembros de dos familias con amenazas y armas de por medio  en julio de 2016 llevó al juez instructor a dictar un mandamiento judicial de entrada y registro para comprobar si había armas en las viviendas. Se trataba de prevenir un nuevo enfrentamiento. De este modo, el 4 de agosto de 2016 seis guardias civiles y un alférez de la Unidad de Seguridad Ciudadana (Usecic) de la Comandancia de Ciudad Real se desplazaron hasta Argamasilla de Calatrava con la orden de entrada y registro en la vivienda de Antonio G. R. y María Alegría d C. R. , en la calle Cantarranas. De forma simultánea, otro equipo, también de la Usecic, formado por siete agentes procedían a la entrada y registro en un domicilio de la calle Manzanares de Puertollano (el otro clan enfrentado).
Según el escrito de acusación del letrado Pedro García Valdivieso, en representación de la AUGC, al que ha tenido acceso La Tribuna, todos los agentes iban uniformados y provistos de escudo balístico, chaleco antibalas y casco antidisturbios. «El objeto de dicho registro era comprobar la existencia de armas que pudieran hallarse en el domicilio».
Una vez que los guardias civiles se encontraban en sus posiciones y con las misiones encomendadas se dio la orden de entrada en el domicilio de Antonio G. R. procediendo a su apertura mediante un ariete y a la voz de ‘Guardia civil’ entraron en la casa para que los moradores pudieran saber en todo momento que se trataba de una intervención policial.  
Antonio G. R., de 59 años y con antecedentes, en lugar de acatar la orden, recibió a tiros a los guardias civiles cuando se encontraban en el pasillo de la vivienda, alcanzando los proyectiles a varios de ellos. Tras efectuar los disparos, el ahora acusado, sin soltar la escopeta huyó por la ventana y se refugió en el tejado de una vivienda colindante. Los agentes le siguieron y lograron capturarle y engrilletarle tras oponer resistencia y forcejear con los guardias civiles.
Su mujer María Alegría d. C. R. arremetió de forma «extremadamente virulenta» contra los agentes cuando intentaron su desalojo, llegando a golpear a algunos de ellos.
La entrada y registro en la calle Manzanares de Puertollano se llevó a cabo sin incidencias, trasladándose el operativo a la calle Cantarranas de Argamasilla de Calatrava en auxilio de sus compañeros al tener conocimiento de lo sucesivo a través de las comunicaciones. Una vez en el lugar, un agente resultó lesionado al oponer resistencia el procesado en su detención.
 Para las acusaciones, los hechos relatados son constitutivos de un delito de atentado, cuatro de homicidios en grado de tentativa, un delito de receptación, otro de tenencia ilícita de armas y de resistencia grave. Por estos delitos, piden para Antonio G. R. una condena de hasta 39 años y tres meses de cárcel. La Abogacía del Estado, en su escrito de acusación, pide casi 40 años de cárcel al igual que el fiscal del caso. A causa de los disparos, según el abogado del Estado, resultaron heridos por arma de fuego cinco agentes y otros sufrieron contusiones y esguinces a consecuencia de los golpes y forcejeo con el acusado.