Alcohol y drogas llevan al banquillo a unos 400 conductores

Pilar Muñoz
-

En el último año se dictaron en la provincia casi 800 sentencias por delitos contra la seguridad vial, 331 de ellas por conducir sin permiso o teniéndolo retirado

Control de alcoholemia de la Guardia Civil. - Foto: Rueda Villaverde

Casi 800 sentencias se han dictado en el último año por delitos contra la seguridad del tráfico, la mayoría de ellas (426) por conducir bajo los efectos del alcohol y/o las drogas, según el informe anual de la Fiscalía Provincial de Ciudad Real. 
En el segundo lugar se sitúan los hechos enjuiciados y sentenciados por conducir sin permiso con un total de 331 resoluciones dictadas por los jueces de Ciudad Real. En este apartado del informe anual de la memoria de la Fiscalía, al que ha tenido acceso este diario, llama la atención que más de la tercera parte de los conductores que circulan sin permiso por las carreteras de Castilla-La Mancha hayan sido detenidos en la provincia de Ciudad Real. En el último año la Fiscalía Provincial tramitó 139 diligencias previas de las 431 incoadas en la región, lo que representa un 32 por ciento. Ciudad Real es la segunda provincia de la comunidad autónoma después de Toledo con mayor número de diligencias previas abiertas por conducción sin licencia o permiso.
Pero aún es mayor la cifra de diligencias urgentes incoadas en la Fiscalía Provincial de Ciudad Real por estos delitos, ya que se han elevado a 326, el 29,6 por ciento de la región. De este total, los fiscales adscritos a la provincia ciudadrealeña calificaron 259 diligencias urgentes, lo que representa el 33 por ciento de la comunidad.
Dentro de este apartado relativo a la conducción sin licencia o permiso se dictaron un total de 331 sentencias en el último ejercicio. Precisamente, uno de los cambios fundamentales en la legislación en materia de seguridad vial recogido en una Ley Orgánica introdujo una nueva modalidad delictiva relativa al artículo 384 que castiga con penas de prisión de tres a seis meses o multa de doce a veinticinco meses a quien condujera un vehículo con pérdida de vigencia del permiso o licencia por haber agotado los puntos del carné.
Pese a ello, a la vista del número de diligencias abiertas por esta infracción, todavía son muchos los que siguen poniéndose al volante sin la licencia o permiso de conducir con el consiguiente riesgo para ellos y para quienes se cruzan en su camino.
No obstante, conducir bajo los efectos del alcohol y/o las drogas sigue siendo el delito más frecuente cometido en las carreteras de la provincia. En el último año los fiscales bajo el mando de Luis Huete abrieron 377 diligencias urgentes por la ingesta de alcohol y/o drogas al volante, cifra que representa el 25,6 por ciento del total las incoadas en Castilla-La Mancha.
Las sentencias dictadas en la provincia de Ciudad Real por hechos de esta naturaleza fueron 426, lo que representa una de cuatro en la región. La única medida de prisión decretada en la región fue en Ciudad Real.
En la negativa a someterse a las pruebas de alcohol y/o drogas, la provincia también ostenta el dudoso honor de ser la primera de Castilla-LaMancha respecto a las diligencias urgentes calificadas con 18 sobre un total regional de 40, lo que supone un porcentaje del 45 por ciento. En Toledo fueron 6, otras tantas en Albacete, una en Cuenca y 9 en Guadalajara. 
En este capítulo de negativas a someterse a las pruebas de alcohol y drogas, se dictaron 25 sentencias en los juzgados de Ciudad Real.
Las cifras de los delitos de conducción temeraria no son tan abultadas como la conducción bajo los efectos de alcohol o drogas o sin permiso, pero no por ello son menos importantes. En el último año los fiscales de Ciudad Real incoaron siete diligencias urgentes y calificaron otras tantas. Los procedimientos abreviados incoados fueron también siete, al igual que los calificados. El número de sentencias dictadas se elevó a 13. 
Aunque el exceso de velocidad sigue estando detrás de la mayor detracción de puntos, en el orden penal se registró menor incidencia en el último ejercicio. Las diligencias urgentes incoadas fueron ocho, el 40 por ciento del total de la región. Otras ocho fueron calificadas y cuatro las sentencias dictadas ninguna acarreó prisión.