Una familia siembra el pánico en Albalete de Zorita

CM
-

La Guardia Civil tuvo que intervenir el pasado domingo después de que el padre, la madre y un hijo se pasearan por la calle Mayor armados con un hacha, un cuchillo y un martillo

Una familia siembra el pánico en Albalete de Zorita


Los vecinos de Albalate de Zorita se sienten amenazados y vejados desde hace muchos años por una familia conflictiva que vive en el pueblo. Hasta ahora, muchos de ellos guardaban silencio y decidían no denunciar los hechos por miedo a represalias, pero, el pasado fin de semana, dicha familia llegó demasiado lejos y los albalateños decidieron alzar la voz para evitar que este tipo de actos se sigan sucediendo y vayan a más.
Fue el sábado, 7 de septiembre, cuando esta familia agredió con un palo a un vecino, golpeándole en la cabeza, lo que hizo que tuviera que ser desplazado al Hospital de Guadalajara para ser atendido. Desde ese momento se sucedieron los hechos, ya por la noche, el vehículo de esta conflictiva familia apareció ardiendo, al igual que la puerta de su casa a la mañana siguiente. Según apuntan fuentes municipales, ya se habría determinado por los Cuerpos de Seguridad, que habrían sido ellos quienes habrían provocado dichos incendios.
El domingo, sobre las once de la mañana, fue cuando más miedo cundió entre muchos de los vecinos del pueblo, ya que algunos se encontraron a tres de los miembros de esta familia, padre, madre y un hijo, armados con un hacha, un cuchillo y un martillo por la calle Mayor. Los tres iban en busca de un hermano de la persona agredida el día de antes. «Me los he encontrado cuando bajaba a por el pan. He visto a la madre con un hacha y al hijo con un cuchillo. No sabía ni que hacer en esos momentos, pasé mucho miedo», afirma una de las vecinas que se los encontró.
La cosa no llegó a más gracias a que algunos de los presentes llamaron de inmediato a la Guardia Civil y cuatro patrullas se personaron en el lugar de los hechos. Allí, yacía en el suelo el padre de la conflictiva familia, quien aseguraba haber sido atropellado con el coche por un vecino, hermano mayor del chico que abrieron la cabeza el sábado. Varios testigos declararon ante la Guardia Civil que fue él quien se tiró al coche.
Finalmente, padre, madre e hijo fueron detenidos ante el aplauso espontáneo de los más de 60 vecinos que se agolpaban en la calle Mayor. Algunos de ellos pedían a gritos que se fueran del pueblo para siempre, así como que fueran a la cárcel por un largo periodo de tiempo. Durante la semana, los vecinos que presenciaron los hechos fueron llamados a declarar al cuartel de la Guardia Civil de Almonacid de Zorita. Muchos de ellos tampoco dudaron a la hora de presentar denuncia contra la familia.
al juez de paz y al cura. Lo ocurrido el pasado fin de semana no es más que una sucesión de hechos que se llevan produciendo desde hace años. Esta familia agredió hace año y medio al juez de paz cuando subía a su casa. Desde ese momento, los insultos y amenazas tanto al juez de paz como a sus familiares es una constante. Sin ir más lejos, hace menos de un mes volvieron a provocar e insultar al hijo mayor del juez de paz a la puerta de su casa.
El cura del pueblo es otro de los amenazados por esta familia. «Desde que llevo aquí he tenido dos enfrentamientos serios con las personas causantes de tanta alarma», afirma. «No me gusta que la gente tenga miedo, que no pueda pasearse libremente por el pueblo o tener que dar un rodeo para ir a comprar o pasear», añade.
El párroco de Albalate de Zorita insta a los que tienen responsabilidades sobre el asunto a que solucionen el problema. «Creo que alguien se ha equivocado y no ha dado importancia a los hechos», apunta en una red social.