La UVAT asiste a 217 víctimas de accidentes en lo que va de año, más que todo 2014

Pilar Muñoz
-
Ana Cevilla informa a dos personas que acudieron a la Oficina de Víctimas de accidentes de tráfico. - Foto: Rueda Villaverde.

La Unidad de Víctimas de la Jefatura de Tráfico proporciona orientación y asistencia técnica

En los dos años y medio que lleva en funcionamiento la Unidad de Víctimas de Accidentes de Tráfico en Ciudad Real (febrero de 2013) el número de usuarios ha ido aumentando. El año pasado, atendió a 135 víctimas y en el primer semestre de este año llegó ya a las 158. A éstos hay que sumar las 59 personas más que han recibido ayuda en estos últimos tres meses.
La responsable de la Unidad de Víctimas de Accidentes de Tráfico de la Jefatura provincial es, desde el mes de mayo, Ana Cervilla Hernández, que explica que muchas de las víctimas a las que proporciona ayuda la Jefatura Provincial de Tráfico se sorprenden cuando se les llama porque desconocían que existiera esta unidad. Del mismo modo les conmueve ver que «empatizas con ellos, que te preocupas y les orientas sobre dónde pueden dirigirse y, en este sentido, es un trabajo gratificante».
«Un accidente de tráfico es uno de los momentos en que más cerca necesitas tener a alguien que te escuche, te preste ayuda rápida y eficaz sobre dónde acudir, qué pasos seguir y qué profesionales pueden ayudarles desde el punto vista psicológico y legal».
Una víctima es «quien tiene el accidente y todo su entorno, la familia que sufre en todos los sentidos (laboralmente, su relación en casa y con otros familiares, …)» y, según Cervilla, la Unidad de Víctimas de Accidentes de Tráfico se encarga, sobre todo, de que no se sientan abandonadas por la administración, lo que se llama victimización secundaria y paliar la primaria, la derivada del propio accidente. Para conseguirlo se hace un seguimiento de las víctimas, «se les llama tantas veces como sea necesario» y pueden ir a las oficinas de la Jefatura provincial «cuando quieran».
Los últimos datos recogidos en la Jefatura Provincial de Tráfico revelan que cada vez se conoce más la oficina. La Guardia Civil cuando asiste a los accidentados en la carretera les indica que hay una Unidad de Víctimas en la Jefatura provincial de Ciudad Real, al igual que el personal sanitario de los hospitales. Llegado a este punto de la conversación, Ana Cervilla recuerda que hace unos días habló con un señor de Barcelona que tuvo un accidente en la provincia y que supo de esta unidad precisamente a través del personal del Hospital General de Ciudad Real. Tras el accidente, estuvo unos días ingresado y fue cuando le dijeron que había una Unidad de Víctimas. Hace unos días llamó a la Jefatura provincial de Tráfico y solicitó información sobre el seguro a la responsable de dicha unidad.
Eso sí, «esto no es un gabinete jurídico ni psicológico», aclara Cervilla para, a renglón seguido, recalcar que el fin es proporcionar atención y asesoramiento para que sepan donde pueden dirigirse: Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, centros asistenciales, hospitales, especialidades que tienen, servicios sociales, jurídicos, etcétera.
A este respecto, apunta que también hay organizaciones sin ánimo de lucro como por ejemplo la Asociación 'Alma y Vida', con sede en Sevilla y una delegación en Puertollano, la única que hay en Castilla-La Mancha. Es gratuita y es una asociación de padres en duelo por la pérdida de un hijo.
Igualmente, destaca que recientemente se acaba de firmar un convenio entre la directora general de Tráfico, María Seguí, y el presidente del Teléfono de la Esperanza. En Ciudad Real no tienen sede pero sí en Toledo y Albacete para prestar atención de forma presencial o a través del teléfono. Hay psicólogos profesionales que también atienden a estas personas.

Amaxofobia. Tras este palabro se esconde una de las secuelas psicológicas que puede provocar un accidente de tráfico, el miedo a conducir, a volver a ponerse al volante de un vehículo. Ana Cervilla cuenta que hace unos días habló con una persona que la padece desde que sufrió un accidente de tráfico. No resultó herido, «no le pasó nada, pero el coche quedó prácticamente siniestro total y desde entonces tiene pánico a conducir». En este caso se le informó que hay psicólogos que le pueden tratar, incluso a través del Teléfono de la Esperanza.
La responsable de la UVAT destaca que la reforma del sistema de valoración de daños y perjuicios causados a las víctimas aprobada por la comisión de Economía y Competitividad del Senado va a contribuir a paliar las consecuencias de los accidentes. Esta reforma entrará en vigor el 1 de enero.
 

El viernes un joven perdió la vida en la N-401 (imagen del lugar) y el sábado murió otra persona en Tomelloso. /  PABLO LORENTE
El viernes un joven perdió la vida en la N-401 (imagen del lugar) y el sábado murió otra persona en Tomelloso. / - Foto: PABLO LORENTE