La 'Dulcinea de Oro' sella el quinto mayor premio de España

HIlario L. Muñoz
-

La administración número 12 firma un boleto de Euromillones que ha logrado el bote de 107,6 millones de euros tras realizar una apuesta de cinco euros y a mano

La ‘Dulcinea de Oro’ sella el quinto mayor premio de España - Foto: Tomás Fernández de Moya

La Administración de Loterías número 12 de Ciudad Real entregó el pasado viernes el mayor premio de la historia de Ciudad Real y de Castilla-La Mancha y el quinto mayor  que se entrega en toda España. Lo hizo en forma de Euromillones, el concurso europeo que se celebra los martes y los viernes y que cuando cuenta con bote alcanza sumas astronómicas. La cifra este 19 de julio fue de 107.683.454 euros, lo que  entregó en este establecimiento de la calle Olivo al único acertante de los cinco número y dos estrellas de la combinación ganadora.
De este modo, la combinación del 13, 14, 17, 26 y 28 y las estrellas 2 y 7, suponen un premio para la historia y desbanca en quinta posición los 101 millones de euros de La Primitiva que se entregaron en el año 2015. El primer premio entregado en España fue de 190 millones, entregado en octubre de 2017 en Palma de Gran Canaria. El resto son 137 millones en Madrid, en 2014; 126 millones, en Mallorca, en 2009; y 121 millones, en Sevilla en 2011. Todos ellos de Euromillones. Por comparar, hasta ahora, el mayor premio que había dado esta administración ciudadrealeña fue de 7.501.918 euros en el Gordo de la Primitiva del año 2004, cien millones de euros menos que el entregado este viernes.
La ‘Dulcinea de Oro’ es el nombre que María Emma Alberdi, la propietaria del establecimiento, puso a esta administración cuando comenzó a trabajar en ella hace seis años. Ayer posaba orgullosa con la escultura que da nombre a la administración y que se sitúa junto a la ventanilla de ventas a la vez que atendía a los medios y recibía la visita de clientes habituales que le felicitaban. «Un hombre nos ha llamado y nos ha dicho que el premio entregado equivale a 17.618 millones de las antiguas pesetas», comentaba su marido, Francisco Miguel Peña. Ambos interrumpieron el viernes por la noche lo que iba a ser un fin de semana de descanso en Valencia cuando conocieron la noticia. Decidieron regresar a Ciudad Real de madrugada y abrir pronto la administración para mostrar su alegría de haber entregado el enorme premio. «Estaba cenando y empezaron a sonar whatsapp, me llamó un cliente a las 23 horas y me lo dijeron», dijo Alberdi, pensando en que toda Europa conoció ayer la existencia de esta administración y de la web por la que también venden loterías.
El premio para la administración es «la fama y la alegría» y saber que hay clientes que conocerán ahora el establecimiento y se acercarán a él. «No sabía que estabais aquí», le han llegado a decir, con la esperanza de que la suerte podría haberle tocado si hubiera jugado aquí. «Qué pelotazo», decía uno de los clientes por la mañana; «ya podía ser yo», comentaba otra señora al entrar en la administración. «Me alegro mucho que haya sido en Ciudad Real y en tu administración», le decía una de las clientas habituales, mientras las redes sociales se llenaban de mensajes sobre las posibilidades que tiene para la capital esa lluvia de millones si todo el dinero se quedara aquí.
agraciado. Sobre el ganador poco se sabe salvo la forma en que se entregó el boleto. Lo rellenó a mano, no es de máquina ni por internet, y lo tuvo que hacer entre el miércoles y el viernes por la mañana, ya que por la tarde la administración cerró pensando en esos días de descanso. Rellenó los cinco números y dos estrellas en dos columnas, dos apuestas, y lo hizo en una de las mesas a media altura que hay en el establecimiento. Después pagó los cinco euros y este lunes acudirá al banco para cobrar los 107,6 millones de euros, aunque Hacienda se quedará un 20 por ciento de su premio. Con todo, lo que tendrá en su cuenta corriente será más que todo el presupuesto del Ayuntamiento de Ciudad Real para el próximo año.
Con estas características y por el modo de realizar la apuesta, el agraciado debe ser una persona típica de la administración o que acuda al supermercado, sindicatos o servicios de la administración que hay cerca de una local tan próximo a la calle Alarcos. «Cuando dí un premio de la Primitiva, en el año 2014, sí que la persona vino pero a los ochos meses o así», explicó Alberdi, por lo que mantiene la esperanza de conocer quién ha hecho millonario. «Me dijo a ver si la vuelves a liar», aquella persona a quien selló un boleto con el que ganó 544.000 euros.