Empleo para la mujer más allá de la edad

Manuela Lillo
-

Cinco de las 18 beneficiaras del Plan Local de Empleo Mujer +45 explican sus dificultades laborales y destacan la oportunidad que les brinda esta iniciativa pionera promovida a través del Impefe.

Empleo para la mujer más allá de la edad - Foto: Tomás Fernández de Moya

Para ellas es un mundo, respirar en una situación de asfixia en el que la falta de trabajo les dificultaba el pago de las facturas y sacar adelante sus familias. Son mujeres, mayores de 45 años, a las que el mercado laboral les viene cerrando la puerta, pero que se reivindican como válidas para el desarrollo de puestos de trabajo. Sus ganas así lo demuestran. Ni la barrera de la edad ni de género son impedimentos para ellas, aunque reconocen que se chocan con las dificultades que supone encontrar un puesto de trabajo.
Son cinco de las 18 mujeres que se benefician del llamado Plan de Empleo Local Mujer +45, el primero de esta legislatura del gobierno conjunto entre PSOE y Cs y que se ha focalizado en este colectivo de desempleadas, las mujeres de más de 45 años. En eso también ha sido pionero este plan, ya que el Impefe argumentó que se trata del colectivo que acapara el mayor volumen de paro en la capital. No obstante, este plan no ha estado ausente de críticas en el ámbito político, principalmente por dos aspectos: el que se dirija sólo a 18 mujeres por un periodo de seis meses y a la necesidad de elaborar un plan integral que permita dar una respuesta global y estable a este colectivo.
Detrás de cada una de estas desempleadas, que tradicionalmente se engloban en términos de cifras, hay historias de vidas que las han llevado a sufrir el peso del desempleo y que ahora acogen con esperanza este nuevo plan de empleo.
Empleo para la mujer más allá de la edadEmpleo para la mujer más allá de la edad - Foto: Tomás Fernández de MoyaCarmen Robledo, de 48 años, detalla que lleva cuatro años en el paro y que tradicionalmente ha trabajado en casa o en la limpieza del hospital. «Lo que me va saliendo es lo que cojo», por lo que reconoce que este plan es «un empujón» frente a los «apuros» que veía ya en casa. Para ella, más que la dificultad para encontrar trabajo por ser mujer, lo que implica más trabas es la edad. «Ya no es por ser mujer, es por la edad, cuando llegas a ciertos años parece que no sirves para nada, pero tanto las mujeres como los hombres servimos para seguir trabajando, no porque tengamos 45 o 50 años no servimos», asevera.
Para su compañera Prado Ureña el acceso al mercado laboral tiene más que ver con la preparación de cada persona, si bien comenta que quizás las mujeres de una determinada edad se han visto lastradas en ese sentido por dedicarse al cuidado del hogar. «Depende de la preparación y la mujer estaba más en casa y se ha podido preparar menos», comenta esta ciudadrealeña de 46 años que ha estado año y medio sin empleo. Antes, regentó como autónoma una cafetería que tuvo que cerrar. «Conforme están las cosas, se paga más de lo que se gana», sentencia.
A su lado, Emilia Donate, de 61 años, reconoce que ha estado mucho tiempo en paro y que a pesar de que ha trabajado como ayudante de cocina o asistenta en el hogar con mayores, sólo al decir su edad se hunden sus posibilidades de contratación.
Empleo para la mujer más allá de la edadEmpleo para la mujer más allá de la edad - Foto: Tomás Fernández de MoyaA las tres, Carmen, Prado y Emilia, se las podrá ver durante los próximos seis meses realizando su trabajo como monitoras de medio ambiente, una figura nueva que se ha puesto en marcha con este plan en Ciudad Real y que persigue concienciar sobre la necesidad de mantener la ciudad en buen estado y de poner fin a comportamientos incívicos. Concienciarán sobre la obligatoriedad de los dueños de mascotas de recoger los excrementos de los animales, recomendarán echar agua y vinagre en los lugares donde orinen los perros, del mismo modo que animarán a las comunidades de vecinos a sumarse al convenio de limpieza de pintadas en las fachadas o informarán sobre el servicio de recogida de deshechos voluminosos.
Prado Melero, de 59 años, y Eugenia Zarcero, de 53, trabajan ya desde la semana pasada en la limpieza del parque de Gasset. La primera llevaba cinco años sin un empleo. «Si vas a cualquier sitio, te dicen que eres muy mayor», relata tras indicar que fue dependienta durante 17 años de una tienda de colchones, pero que con la jubilación de la dueña llegó el cierre. Su marido también está en paro, tienen dos hijas y la situación en casa ya era desesperante. «Este plan de empleo era la única opción que tenía», asevera.
La cara de Eugenia, por su parte, lo dice todo. Refleja una mezcla de dolor por todo lo padecido y del alivio que ahora supone esta nueva oportunidad. Ha estado dos años sin ninguna opción laboral. Divorciada, con tres hijas, dos fuera de casa y la otra en un curso de Cruz Roja, confía en que encuentre pronto un puesto de trabajo, al igual que ella y sus compañeras lo han conseguido ahora al menos, por seis meses. 
Empleo para la mujer más allá de la edadEmpleo para la mujer más allá de la edad - Foto: Tomás Fernández de Moya 


Más fotos:

Empleo para la mujer más allá de la edad
Empleo para la mujer más allá de la edad - Foto: Tomás Fernández de Moya
Empleo para la mujer más allá de la edad
Empleo para la mujer más allá de la edad - Foto: Tomás Fernández de Moya