Asaja pide medidas por los «bajos precios» del aceite

Manuela Lillo
-

La organización agraria comparte la preocupación del sector olivarero andaluz, que el martes se manifestó en Sevilla, aunque apuesta por actuaciones conjuntas para evitar picos de sierra

Asaja pide medidas por los «bajos precios» del aceite - Foto: Rueda Villaverde

Los «bajos precios» que está registrando el aceite de oliva preocupan al sector agrario provincial, que ve cómo en muchos casos los precios en origen se sitúan por debajo de los costes de producción. Frente a esta situación, la Asociación Agraria de Jóvenes Agricultores (Asaja) de Ciudad Real reclama medidas que permitan afrontar ese «hundimiento» y que pongan fin a los llamados «picos de sierra», es decir, la bajada del precio en campañas de gran producción y el aumento de los mismos cuando las cosechas son escasas, buscando así una mayor estabilidad en el sector.    
«Este año el bajo precio viene por una cosecha alta», principalmente motivado por las condiciones meteorológicas, afirmó a este diario el gerente de Asaja Ciudad Real, Agustín Miranda, en relación a la concentración que protagonizaron el martes en Sevilla los olivareros convocados por COAG y UPA, mientras que Asaja y Cooperativas Agroalimentarias de la comunidad andaluza dicen compartir la preocupación por la bajada de precios y respetar la protesta aunque no participaron en ella.
Para la Asaja, la hoja de ruta que se debe seguir para afrontar este problema va más allá de «actuaciones puntuales» y explica que desde hace tiempo vienen trabajando en actuaciones que permitan una mayor estabilidad para el sector, uno de los más importantes de la provincia. En este sentido, Miranda señaló la necesidad de incrementar la comercialización de este producto en mercados en los que todavía puede introducirse el sector español, del mismo modo que abogó por seguir desarrollando campañas de promoción del aceite de oliva y criticó la «mala toma de decisiones en la comercialización», en relación a las ventas que en ocasiones se realizan a mercados exteriores a precios bajos.
Del mismo modo, apuesta por diferenciar el producto haciendo valer la calidad que tiene y haciendo ver al consumidor la gran cantidad de propiedades que aporta. Además, señala las diferencias que existen entre las explotaciones tradicionales y las explotaciones con medios mecanizados, cuando los gastos se reducen considerablemente, al mismo tiempo que apuntó a la posibilidad  de activar medidas de almacenamiento en periodo de gran acumulación de cosecha. Así pues, Asaja cree necesario trabajar «entre todos, productores, comercializadores y administraciones», para afrontar esta situación en un año en el que la cosecha en la provincia se elevó hasta las 70.000 toneladas y en España hasta los 1,7 millones de toneladas.