La sanidad mantiene sus recursos pese a la caída poblacional

Hilario L. Muñoz
-

La tecnología y camas se incrementan ligeramente durante la última legislatura pese a que se han perdido 20.000 habitantes

La sanidad mantiene sus recursos pese a la caída poblacional - Foto: Rueda Villaverde

Uno de los aspectos claves en el ámbito sanitario de la legislatura que terminó en mayo pasado fue el plan de renovación tecnológica puesto en marcha por el Sescam. Una actuación que se abordó en una época de pérdida de población, hay casi 20.000 personas menos de población entre 2014 y 2018 en Ciudad Real, un cuatro por ciento menos, y casi un seis si se echa la vista más atrás hasta el año 2012 en que la provincia llegó a su récord de habitantes. Con la inversión realizada en los últimos y con los habitantes perdidos se ha producido una situación en la que la provincia marca récord en el número de camas por vecinos, a la vez en que se mejora la ratio de tecnología disponible para los ciudadrealeños. Así se refleja en el Catálogo de Hospitales y Alta Tecnología, publicado recientemente por la Consejería de Sanidad.
De esta manera, en el año 2018, la provincia de Ciudad Real cuenta con un total de 1.566 camas entre los seis hospitales públicos y los privados, lo que implica una ratio de 3,14 camas por cada 1.000 habitantes. El anterior récord fue en 2017, con 3,10 y en el año 2010, cuando hubo 1.630 camas y una ratio de 3,08. De estas camas, 1.434 son del Sescam en 2018 y 1.440 en aquel 2010, lo que muestra que los recursos públicos son los que se han mantenido a lo largo de los años pese a que ahora hay 30.000 habitantes de los que había al principio de la década. Entre 2018, fin de legislatura y 2014, su inicio, la diferencia es de doce centésimas, había 3,02 camas por cada 1.000 habitantes, con 1.572 camas, de las que 1.418 eran del Sescam, por lo que las plazas públicas son las que han crecido en ese contexto de menos población.
«El catálogo y su actualización de datos pone en evidencia y saca a la palestra el destino de recursos y lo que ha pasado los últimos cuatro años», dijo el director provincial de la Consejería de Sanidad, Francisco José García. «Los recursos en camas públicas de la provincia, en el grueso de los seis hospitales de la red pública han aumentado», dijo el director, entre recuerdos a que «se ha apostado por mantener los servicios». Por este motivo, el director provincial explicó que «hay que poner en relación el número de camas», que son un recurso al internamiento de pacientes, con la posibilidad de realizar las pruebas. «La política ha buscado que los hospitales del Sescam puedan contar con los medios especializados y tecnológicos».
Tecnología. El propio director provincial expuso que «lo importante de las camas es que tengan criterios de alta resolución» para lo que es clave la tecnología. «Se ha apostado por dar una nueva dimensión a la apuesta por las nuevas tecnologías y a renovar equipos». De hecho, en los últimos años hay un nuevo PET-TAC, una Gammacámara, un acelerador lineal y una sala de hemodinámica en Ciudad Real, así como nuevos TAC en Ciudad Real, Puertollano y Valdepeñas y resonancias magnéticas en los centros. «Eso hace que tengamos una mejor sanidad, en cuanto a dispositivos hospitalarios, camas y recursos y tener un buen diagnóstico de imagen», dijo.
El cambio tecnológico ha conllevado la renovación de equipos y la ampliación de instrumental de alta tecnología. De este modo, 2018 culminó con 96 instrumentos de alta tecnología en los hospitales sanitarios de Ciudad Real a los que hay que sumar los 108 ‘concertados’ con varias entidades. En total 204. Mientras, en 2015 había 96 y 117 ‘concertados’, 213 en total. Se repite el modelo de más tecnología pública y menos privada. En este caso hay que tener en cuenta que hay menos instrumental de diálisis en 2018, fruto de la llegada, entre otros, de la posibilidad de realizar el tratamiento a los pacientes de riñón en el hogar.
En tecnología por cada mil habitantes ha mejorado el ratio en prácticamente todas las pruebas claves como los TAC, con 2,20 por cada 100.000 habitantes en 2018 -había 2,12 en 2014-; así como la resonancia magnética: 1,20, cuando estaba en 1,15; o la mamografía digital con 1,80 por cada 100.000 habitantes cuando fue de 1,54 hace cuatro años. Cifras que muestran cómo los recursos van mejorando su disponibilidad y que la tecnología se mantiene en los centros públicos, aunque retroceda la población. Hay que tener en cuenta que entre 2015 y 2018 se ha perdido un 3 por ciento de los habitantes de Ciudad Real.
García expuso que las cifras del catálogo muestran que desde la sanidad regional se ha apostado por «mantener las camas que se tienen a disposición del servicio público y hacer a los hospitales más resolutivos». «El gran cambio ha sido la apuesta por ese plan de renovación tecnológica que ha habido y que se va a mantener en el tiempo», concluyó.