La puesta en marcha del nuevo PET-TAC, el 1 de abril

La Tribuna
-

La unidad de medicina nuclear del Hospital General Universitaria de Ciudad Real, única con equipos fijos, amplía su actividad tras invertir dos millones de euros

Luz verde al segundo PET-TAC fijo del hospital

El próximo 1 de abril comenzará a funcionar el segundo PET-TAC del Hospital General Universitario de Ciudad Real de cumplirse los plazos. Así lo indicaron fuentes de la Consejería de Sanidad después de que el portavoz regional, Nacho Hernando, diera a conocer que el Consejo de Gobierno ha aprobado la puesta en marcha del instrumental. De este modo, Ciudad Real, tras una inversión de cerca de dos millones de euros, se convierte en el primer centro de la región con dos PET-TAC fijos, el resto son móviles, al que en breve se sumará tanto para la adquisición del nuevo equipamiento como para la obra de adaptación de los espacios.
Tal y como informó el portavoz del Ejecutivo autonómico, Nacho Hernando, en la rueda de prensa en la que ha dado cuenta de los acuerdos adoptados esta semana, se han ampliado en 200 metros cuadrados las instalaciones del Servicio de Medicina Nuclear del Hospital de Ciudad Real, con una nueva sala de pruebas, dos salas de preparación y recuperación, y vestuarios y otros espacios anexos para el personal.
Este segundo PET-TAC permite completar la capacidad asistencial del centro y asumir un mayor volumen de estudios, ya que se trata de una tecnología más avanzada que permite realizar estudios de mayor complejidad, mejorar los flujos de trabajo, reducir las dosis de radiación al paciente, mejorar la calidad de la imagen, aumentar el campo de visión e incorporar la posibilidad de realizar nuevos procesos.
El resto de PET-TAC de la región son móviles y se han incluido en un servicio que comenzará a realizar pruebas diagnósticas el próximo día 9 de abril en Toledo, para continuar el 11 en Talavera, el día 15 en Alcázar de San Juan y el 16 en Cuenca. Se estima que con este equipo móvil se podrá atender a cerca de 300 pacientes anuales en Alcázar de San Juan; cerca de 350 en Cuenca; casi 350 en Talavera de la Reina y cerca de 400 en Toledo, si bien estas cifras podrán variar al alza en el futuro una vez el equipamiento esté en funcionamiento y consolidado. El portavoz explicó que «en las últimas semanas se han mantenido reuniones con las gerencias para coordinar aquellas cuestiones técnicas que se precisan para la realización de este tipo de pruebas diagnósticas».