Los decomisos de drogas a las puertas de los colegios suben un 55% y suman casi 80

Raquel Santamarta
-
Varios agentes del Cuerpo Nacional de Policía, en una imagen de archivo. - Foto: Tomás Fdez. De Moya

La incautación de estupefacientes, «principalmente de marihuana y hachís», en el entorno de centros educativos es simbólica en comparación con la detectada en los lugares de ocio

Los cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado protagonizaron 79 decomisos de drogas en las inmediaciones de los colegios de Educación Primaria e institutos de Educación Secundaria ciudadrealeños en el año 2013 dentro del plan operativo de respuesta policial al consumo y tráfico minorista en centros educativos y sus entornos puesto en marcha en 2006. Estas incautaciones de dosis, «principalmente de marihuana y hachís», son un 55 por ciento más de las realizadas un año antes (51) y más del triple de las registradas al término del 2011: un total de 24. No obstante, no se llevó a cabo ninguna detención frente a los cinco arrestos de 2012. «Entre el alumnado no es habitual encontrar casos», indicó el comisario jefe provincial de Ciudad Real, Emilio Durán, matizando que «generalmente son personas ajenas a los centros».
La lucha contra el menudeo se centra en los alrededores de las zonas y centros con un entorno especialmente conflictivo, aunque «en Ciudad Real capital se está llegando a todos». En este sentido, la labor de los agentes, uniformados y de ‘paisano’, consiste en acudir a los colegios e institutos en aquellos horarios en los que se produce la mayor afluencia de los alumnos (entradas y salidas de clases), así como durante los recreos, para prevenir la posible venta y el consumo de sustancias estupefacientes. «El contacto con los profesores y las Asociaciones de Madres y Padres de Alumnos (Ampas) es constante con el fin de incidir en el aspecto preventivo con distintas charlas y encuentros en las que se informa sobre las consecuencias del abuso de drogas», según pone de relieve Durán.
Eso sí, el trapicheo o menudeo en el entorno de los centros escolares es simbólico en comparación con el detectado en lugares de ocio y diversión de la provincia de Ciudad Real. De este modo, suponen un cinco por ciento del total. Los datos manejados por el Ministerio del Interior y facilitados por la Delegación del Gobierno de Castilla-La Mancha señalan un total de 1.482 decomisos de sustancias estupefacientes en estas zonas en 2013 frente a los 610 de 2012 y 929 de 2011. Aprehensiones que llevaron aparejadas 18 detenciones, «también en el entorno del botellón», frente a las siete y diez de dos años antes. «El año pasado el operativo se desarrolló en cuatro fases», según explicó a La Tribuna Durán.
El trabajo del Grupo de Estupefacientes de la Brigada de Policía Judicial de la Comisaría de Ciudad Real en estos puntos es, en sus propias palabras, «preventivo y disuasorio» a la par que «de investigación». «Se vigilan al objeto de identificar a pequeños traficantes para detenerles y enviarles con pruebas al juzgado», expone a este respecto. Además, «cuando el consumidor es menor se informa a sus familias como medida de protección».

Más información en la edición impresa.