Hostelería, industria y comercio restaron autónomos en 2018

HIlario L. Muñoz
-
Hostelería, industria y comercio restaron autónomos en 2018 - Foto: Pablo Lorente

Desde hace al menos tres años hay sectores que pierden afiliados por cuenta propia a la Seguridad Social mientras que las actividades profesionales y la agricultura crecen

Tres sectores profesionales mantienen una tendencia contraria a la que presentan la mayoría de áreas económicas cuando se trata de trabajadores por cuenta propia. Se trata de las áreas de industria, comercio y hostelería que en el pasado 2018 mantuvieron la tendencia y cerraron el año con menos autónomos que los que lo comenzó. Cuatro años lleva el sector del comercio, en el que se une la reparación de vehículos, en números rojos y cinco suma la hostelería, según las cifras aportadas por el Ministerio de Trabajo, Migraciones y Seguridad Social en su base de datos estadística.
En cifras, esta situación implica que solo el año pasado se perdieran 112 autónomos en el sector del comercio, donde también se incluyen la reparación de vehículos. La cifra implica una reducción del 1,2 por ciento hasta situarse en los 9.319 de media en diciembre pasado. Para ponerlo en perspectiva, el año 2014 se cerró en 9.751 autónomos en esta área.
En el sector de la hostelería, el año 2018 se cierra con 2.885 autónomos de media en este sector, 41 menos de los que había en diciembre de 2017. En este caso, el descenso del número de profesionales ronda el seis por ciento, 181 en términos absolutos, desde diciembre de 2013, la última vez en la que el Ministerio anotó una subida de los trabajadores por cuenta propia en esta área profesional.
Por último, en las industrias manufactureras, el año 2018 implica el tercer año seguido de caída en la cifra de autónomos y cierra el ejercicio con 2.667, 190 menos de los que había en 2015, un 6,5 por ciento de caída, tras perder 29 en este último año.

Profesión y campo.

En el lado de los incrementos, la actividad de los autónomos repuntó en 2018 en un sector que mantiene un ritmo de aumento de autónomos desde 2011. Se trata de la agricultura, donde las personas que forman este régimen son ya 6.635 de media con fecha de diciembre de 2018, 70 más que el año anterior. En esa perspectiva, la última vez que un año se cerró con menos autónomos inscritos en el régimen del campo fue 2011, cuando el año se cerró con 5.987. En nueve año ha aumentado casi un 11% esta estadística.
Junto con estos autónomos crecen también todos los sectores relacionados con actividades profesionales, ya sean científico/técnicas, en un 4 por ciento durante 2018; en educación, en un 5 por ciento, con una situación parecida al campo, sin parar de crecer desde 2009, con un 68 por ciento de aumento; sociosanitarias, con un aumento del 7 por ciento el último año, del 56 por ciento desde 2011; o recreativas, con un 10 por ciento en 2018 y del 44 por ciento desde 2011. En este ámbito se incluyen también los autónomos de la información y comunicación que con 289 autónomos, crecen un ocho por ciento en 2018.
En las cifras del cierre del año destaca la construcción, que por tercer año suma trabajadores autónomos y cierra 2018 con 64 profesionales más dados de alta en la seguridad social, pero los datos siguen muy lejos de las cifras antes de la crisis, con 1.791 menos si se comparan con 2009.