En libertad dos hermanos que acabaron heridos tras pelearse

Pilar Muñoz
-

Ambos son 'viejos conocidos' de la Policía y fueron llevados por los agentes de la Nacional ante el juez en calidad de investigados y perjudicados, pero ninguno ha querido declarar contra el otro

En libertad dos hermanos que se pelearon a navajazos - Foto: Tomás Fernández de Moya

Dos hermanos de 37 y 41 años acabaron en urgencias tras enzarzarse en una pelea y, presumiblemente, tirar uno de ellos de navaja. Ocurrió la tarde del pasado lunes en la barriada de Pío  XII. Ayer ninguno quiso declarar contra el otro, se acogieron al derecho que les asiste (por la relación de parentesco en su calidad de perjudicados) y el juez de guardia les dejó en libertad provisional, según ha podido saber La Tribuna.
Los dos comparecieron en calidad de investigados y perjudicados. Ninguno de ellos prestó declaración en sede policial y tampoco ante el juez de Instrucción número 7 de Ciudad Real en funciones de guardia. No declararon ni en calidad de investigados ni como perjudicados. Conviven bajo el mismo techo y no han querido hacerse daño en sede judicial.
La imputación provisional para uno de ellos es por un presunto delito de lesiones en el ámbito familiar con instrumento peligroso y para el otro como presunto autor de un delito de lesiones en igual ámbito.
El juzgado les ofreció a los dos ejercitar acciones legales por violencia doméstica como perjudicados. Renunciaron a ejercer acciones civiles y penales y a solicitar una orden de protección
Ambos fueron asistidos por los letrados del Turno de Oficio José Luis Aránguez y Giorgina Cupido, según indicaron a este diario fuentes próximas a la investigación.
Los hermanos, ‘viejos conocidos’ de la Policía, acabaron en urgencias de un centro de salud y uno de ellos más tarde en Urgencias del Hospital General Universitario de Ciudad Real por las heridas que presumiblemente sufrió en la pelea. Más tarde fueron a parar a los calabozos de la Comisaría Provincial donde estuvieron hasta ayer tarde que pasaron a disposición judicial.
La bronca familiar que llegó a las manos, y parece que a algo más a juzgar por las lesiones, se produjo sobre las siete y media de la tarde del pasado lunes en la barriada de Pío XII. Agentes de la Policía Nacional consiguieron darles alcance y detenerles en la calle José de Ribera. Los policías se desplazaron rápidamente al lugar tras recibirse el aviso. Uno de los hermanos presentaba un corte causado por un arma blanca y el otro contusiones. A las diez de la noche agentes de la Policía Nacional custodiaban en Urgencias al que sufrió heridas de más entidad. Luego fue dado de alta y acabó en el calabozo.