Por y para la Virgen del Prado

Pilar Muñoz
-

Julio Santiago Sánchez será proclamado Pandorgo en menos de un mes con el traje que le va a regalar su madre, más contenta que él

Julio Santiago Sánchez, Pandorgo 2019 - Foto: Tomás Fernández de Moya

Agradecido, honrado, ilusionado y emocionado. Estos son los sentimientos que se han adueñado de Julio Santiago Sánchez Higuera (Ciudad Real, 1979) desde que le comunicaron el miércoles que había sido elegido Pandorgo 2019. Su mirada y su sonrisa revelan timidez y bondad. Llega a la Hermandad de Pandorgos  de la mano de la Cofradía de la Coronación de Espinas. Lleva a gala haber sido hermano mayor de 2004 a 2007 y capataz del paso de la Virgen. Actualmente lo es del Cristo.

¿Antes de que le hicieran la propuesta para optar a Pandorgo alguna vez se sintió atraído por serlo?
Siempre me ha gustado mucho la Pandorga por cuanto representa, pero ser Pandorgo me parecía algo inalcanzable. Por mí mismo no me habría presentado. Lo he hecho empujado por mi Hermandad de la Coronación de Espinas y mis amigos y ahora estoy  contento y agradecido.
Se presentaron varias candidaturas, ¿pensó que podría salir elegido?
Una vez que aceptas y te presentas quieres lógicamente ser tú, pero luego piensas que concurren personas muy válidas, y la verdad no me lo esperaba. Fue una gran sorpresa.
¿Cómo se lo comunicaron?
Me llamaron y me dijeron vente para acá y cuando llegué a la sede me encontré a toda la Hermandad de Pandorgos para comunicarme la noticia. Me lleve una gran alegría y pensé en mi familia, sobre todo en mi madre, mi mujer y mi hija.
¿Qué representa para usted la figura del Pandorgo?
El hombre manchego de Ciudad Real, defensor de su gente, de su tierra, de sus tradiciones y costumbres.

El 31 de julio será proclamado Pandorgo 2019 en Plaza Mayor de Ciudad Real con motivo de la fiesta de la Pandorga, ¿ha pensado en el momento?
Creo que va a ser uno de los momentos más emocionantes y felices de mi vida.
¿Qué va a aportar a esta figura representativa de la ciudad?
He asumido ser Pandorgo con responsabilidad y ganas de trabajar para fomentar y seguir engrandeciendo la fiesta y voy a aportar mi granito de arena para conseguir que la Pandorga sea declarada de Interés Turístico Nacional.

¿Qué habría que mejorar?
Me gustaría que la gente fuera más participativa. Creo que la gente se tiene que implicar más en todos los actos en honor a la Virgen del Prado y sacar de los armarios los trajes manchegos para lucirlos ese día tan especial para los ciudadrealeños.

Usted ha formado parte del Grupo de Coros y Danza Mazantini y de la Asociación Nuestra Señora del Prado, ahora en el coro, ¿va a utilizar su traje o va a estrenar?
Tengo traje, pero éste me lo va a regalar mi madre (se emociona). Está muy orgullosa. Sólo por la cara que tiene mi madre desde que nos comunicaron el nombramiento ha merecido la pena.

Para usted, ¿cuál es el momento más importante de la Pandorga?
La ofrenda a la Virgen del Prado. La Pandorga es por y para la Virgen del Prado.

De un tiempo a esta parte parece que ha degenerado un poco porque muchos, sobre todo los jóvenes, participan más en la limoná (un macrobotellón) que en la ofrenda. ¿qué opina?
La Pandorga no es un macrobotellón, aunque es cierto que la mal llamada zurra congrega a muchísima gente en torno a la limoná. Pero no hay que olvidar que en la ofrenda participan miles de personas de la capital, de toda la provincia e incluso de fuera.

Y, ¿qué tiene que decir a quienes piensan que ser Pandorgo es costoso?
Pues que no es cierto, no es un gasto excesivo. Está al alcance de casi todos. El traje quizás es lo más caro, pero tampoco mucho. No creo que el gasto en sí sea un impedimento para ser pandorgo.

Asociamos al pandorgo con  una presencia física importante, orondo, que no es su caso, ¿va a engordar a partir de ahora?
(Risas) No creo.