Los acuíferos mitigan su caída pero se acenturá en verano

Manuela Lillo
-

La lluvia que cayó en 2018 amortiguó el impacto del descenso, que se incrementará en un periodo estival cálido. Todas las masas bajan salvo el mesozoico de Mancha II

Los acuíferos mitigan su caída pero se acenturá en verano - Foto: Rueda Villaverde

Los acuíferos de la provincia «siguen una tendencia a la baja» en cuanto al nivel de reservas que, no obstante, se ha visto mitigada como consecuencia de las lluvias que se registraron durante el año 2018, de manera que estas reservas de agua subterráneas de la provincia han «vivido de las rentas del año pasado un poco y no han bajado demasiado», si bien la Confederación Hidrográfica del Guadiana (CHG) advierte que la caída se acentuará en los meses de verano, una circunstancia que se produce de forma habitual en esta época del año por los riegos, pero que en esta ocasión se podría ver incrementada «por la persistente ausencia de precipitaciones, ya que no ha habido recarga esta primavera; y además las temperaturas que nos anuncian y la previsión de un verano seco y cálido aumentará la evapotranspiración y, por tanto, no va a favorecer para nada la recarga, si no que a aumentar el descenso de los niveles piezométricos», afirmó a este diario el comisario de Aguas del organismo de la cuenca, Ángel Nieva.
En concreto, los datos de la evolución de estos niveles reflejan una caída de las reservas en todas las masas de agua subterráneas de la provincia, con la única excepción de parte de la masa de agua Mancha Occidental II (mesozoico), que  de mayo de 2018 a mayo de 2019 aumentó sus reservas en 1,34 metros, lo que Nieva atribuyó a la derivación de agua que se produce a esta masa desde la masa de Campo de Montiel.
Al contrario, la masa de agua subterránea Sierra de Altomira, que afecta a municipios como Campo de Criptana, registró el mayor descenso de todas las masas, concretamente sus reservas bajaron en 3,16 metros; seguida de la masa de Campo de Calatrava, que vio descender su agua acumulada en 2,13 metros de mayo de 2018 a mayo de 2019. También fueron a la baja las reservas en otra de las masas más significativas y extensa de la provincia, la de Mancha Occidental I, que en este caso ha bajado en 0,74 metros en el último año.
De este modo, la CHG reiteró la necesidad de «velar por la optimización del recurso, lo que no se hace en breve plazo, sino a medio plazo, así como mejorar los sistemas de regadío por otros más modernos, que se están haciendo, y no hacer riegos excesivos, teniendo en cuenta que el agua no es infinita». Así pues, afirmó que están «en plena campaña de vigilancia», ya que siempre se hace un control del uso del recurso de los titulares de derechos de riego y también de los pozos que no tienen dichos derechos, ya que se trata de «una tarea permanente que hace el organismo».
Por lo que respecta al régimen de extracciones de agua para esta campaña, que se fijó a finales de 2018, se mantiene en relación a años anteriores, con unas dotaciones de 2.000 metros cúbicos por hectárea para herbáceos y 1.500 metros cúbicos para leñosos en la mayoría de las masas. De cara al año que viene, la previsión es que no se produzcan recortes en dichos regímenes de extracciones. «Para 2019 no se prevén porque el régimen de extracciones que se aprobó a finales de 2018 para las masas de agua en riesgo ya era conservador y porque las masas en 2019 podrían mantener cierta estabilidad debido a que el año 2018 fue húmedo», dijo Nieva al tiempo que agregó que «no se prevé restricciones nuevas durante 2019 en los regímenes de extracciones».
No obstante, el comisario de Aguas del organismo de cuenca recordó que los acuíferos siguen una tendencia a la baja y que, por tanto, es necesario seguir haciendo esfuerzo para avanzar en la consecución de los objetivos fijados, ya que actualmente siguen en riesgo de no alcanzar los niveles cuantitativos y cualitativos. «La tendencia es lo que nos preocupa y la tendencia es al descenso, con lo cual no se ha terminado, al contrario, el esfuerzo que deben hacer todos los actores, por supuesto los usuarios y también la administración para optimizar el recurso y recuperar los acuíferos, que no deja de ser el objetivo principal de los programas de actuación de las masas en riegos sobreexplotados, para luchar por su recuperación a medio plazo», detalló el representante de la Confederación Hidrográfica del Guadiana en relación a la evolución de las reservas de agua de las principales masas de agua subterráneas de la provincia de Ciudad Real.