Masías se enroca para no desvelar el apoyo de Cs

I. Ballestero
-

Ciudadanos vivió la fiesta más pura de la noche electoral ciudadrealeña porque las urnas ofrecen una lectura única para el partido: ganarán pase lo que pase

Masías se enroca para no desvelar el apoyo de Cs

La única fiesta pura de la noche electoral ciudadrealeña estaba en un piso de la plaza Mayor, allí donde Ciudadanos tiene su cuartel general. El resultado de las urnas, y los tres concejales electos, convierten a la formación naranja en llave de gobierno obligatoria para cualquiera de las sumas que se quieran dar en el Ayuntamiento, bien con el PSOE (10+3) o bien con el PP y con Vox (9+3+1). Ante ese panorama, y en una satisfacción apenas contenida, Eva Masías se enrocó en la ambigüedad del discurso que ha abanderado durante toda la campaña en materia de pactos para decir sin decir y responder sin contestar. «Las urnas nos han puesto a cada uno donde nos ha puesto, y hay que respetar el resultado», aseguró como si el guiño fuera para Pilar Zamora; «será un gobierno de cambio», dijo a continuación para dirigir el guiño al Partido Popular. «No vamos consentir ni radicalismos ni populismos». Un tiro al aire.
«Sabemos que somos un partido decisivo para la gobernabilidad de la ciudad, y eso es muy bueno para los vecinos porque somos un partido moderado y de igualdad», aseguró Masías para despachar pronto el balance de unos resultados que le otorgan un concejal más que en la pasada legislatura y que ha hecho que Cs «doble el número de apoyos».
A partir de ahí, Masías no aclaró nada. Tampoco si pedirá a los partidos que dependen de su apoyo para la Alcaldía entrar en el equipo de Gobierno o buscará pactos puntuales. Y mucho menos si quiere algún cargo en el futuro Ejecutivo local. «Debemos ir paso a paso y analizar programa a programa para alcanzar una decisión que cuente con un amplio consenso», aseguró, para explicar después que ella no pide nada «ni quito ni pongo a nadie, sabemos que vamos a ser muy importantes para el gobierno de la ciudad y por eso es una noche para la euforia».