Más de 5.000 personas dan el último adiós a Torija

HIlario L. Muñoz
-

A las 10 horas de esta mañana entre el sonido de las campanas ha llegado el féretro de Rafael Torija, obispo emérito de Ciudad Real y primer obispo de la Diócesis de Ciudad Real, con él se fundó en 1980

El obispo de Ciudad Real, Gerardo Melgar, ha recibido el cuerpo de Torija en la puerta de la Catedral con los sones en el órgano de 'Levanto mis ojos a los montes' y con un responso en el que el obispo ha recordado que "la muerte de Rafael nos entristece y recuerda una vez más hasta qué punto es frágil la vida del hombre, pero en este momento triste nuestra fé nos reconforta y nos asegura que Cristo vive eternamente y que por ello nuestra esperanza no debe vacilar". 

Minutos después el féretro, acompañado por ciudadrealeños anónimos y familiares de Torija, como sus sobrinos, ha sido llevado a la capilla del Sagrario donde se ha instalado la capilla ardiente. Melgar ha iniciado la visitas al cuerpo con el rezo de un Padre Nuestro y que ha terminado con la frase "que en el cielo te veamos".

Entre los primeros visitantes se encontraba la alcaldesa de Ciudad Real, Pilar Zamora, quien dijo que fue "un obispo que era un amigo, que ha estado buena parte de su vida en Ciudad Real". "Le recordamos paseando por el Parque de Gasset, sentado tomando el sol. Alguien muy cercano, que siempre estaba dispuesto a ayudar y a escuchar". Junto a ella, la subdelegada del Gobierno, María Ángeles Herreros, recordó su implicación en el día a día de la Iglesia, como en su confirmación, que realizó en presencia suya. 

La capilla ardiente estará abierta hasta las 21 horas y mientras en la Catedral se oficiarán las mismas misas que en un domingo natural. La misa exequial por el obispo emérito de Ciudad Real será a las 11 de la mañana del lunes, 4 de marzo, en la SIBP Catedral de Ciudad Real, donde recibirá sepultura en su pasillo central.

La Diócesis ha realizado un vídeo en recuerdo del obispo emérito, con algunos momentos de su vida:

 Tomas Fernandez de Moya
- Foto: Tomas Fernandez de Moya