Medio Ambiente trata unos 800 árboles frente a la galeruca

Manuela Lillo
-

Boadella destaca el trabajo de control que se realiza y pide actuar a particulares para aumentar la cobertura

Medio Ambiente trata unos 800 árboles frente a la galeruca - Foto: Rueda Villaverde

La Concejalía de Medio Ambiente sigue este año en su lucha contra la galeruca, una plaga que afecta a los olmos y que se viene combatiendo en los últimos años mediante el tratamiento de la endoterapia, mediante la cual se inyecta directamente el tratamiento en el interior de los árboles. De este modo, la edil de Medio Ambiente, Mariana Boadella, explicó que este año se están tratando unos 800 árboles de la ciudad frente a la galeruca. Se trata de ejemplares que se encuentran en distintas zonas de la ciudad, donde se ha dictaminado, en base al análisis y evaluación de los técnicos, que se deben someter a tratamiento debido a su afectación.
La edil del área destacó el seguimiento y tratamiento que se viene haciendo de manera continuada frente a la galeruca, que afecta principalmente a los olmos, «no sólo en Ciudad Real, sino en muchas ciudades»,  y que produce defoliaciones de los árboles, de manera que algunos vecinos han manifestado su malestar por el estado en el que se encuentran algunos ejemplares de la ciudad.
Boadella se refirió a ese seguimiento y al uso de un tratamiento que es «el más efectivo» para hacer frente a la galeruca; la endoterapia que se viene aplicando en la capital desde el año 2016 y que tiene una efectividad de tres años, de manera que, poco a poco, se va dando cobertura a los ejemplares arbóreos que se encuentran en toda vía pública. En este sentido, Boadella reconoció que es «muy difícil erradicar una plaga, pero sí tener un control sostenido» de la misma, una labor en la que se viene trabajando desde el área de Medio Ambiente, si bien comentó que también sería bueno que los particulares actuaran frente a la galeruca en los árboles de su propiedad.  «Sería lo ideal», dijo en referencia a que eso permitiría lograr una mayor cobertura frente a la galeruca. No obstante, comentó que en la ciudad también hay solares abandonados o árboles en propiedades particulares en desuso que es «donde se hace fuerte la galeruca».
De momento, Boadella se refirió a esa labor que se está realizando en unos 800 árboles en la ciudad a lo largo de estos meses y recordó que se actúa de forma prioritaria en los casos en los que se detecta en árboles que se encuentran en zonas sensibles, como pueden ser las inmediaciones de los colegios, si bien puntualizó que la galeruca no es peligrosa para las personas, aunque sí daña a los árboles y, aunque éstos tienen mecanismos de defensa, los puede llegar a debilitar defoliando sus hojas, lo cual también perjudica a la estética al ver los árboles sin hojas. De este modo, destacó los efectos que tiene la endoterapia en los árboles y seguir avanzando para tener «un control sostenido» de la plaga de la galeruca en la ciudad.