40 municipios de la provincia ganan residentes en 2018

Hilario L. Muñoz
-
40 municipios de la provincia ganan residentes en 2018 - Foto: RUEDA VILLAVERDE

La provincia es una de las ocho de España que pierden empadronados fruto de la salida al extranjero y el cambio de residencia de ciudadanos españoles

El padrón es un recurso sin fin a la hora de conocer el estado de los municipios y de las provincias de España. Uno de los posibles usos es averiguar qué ocurre con la gente que cambia de residencia y a ello se dirige la estadística de variaciones residenciales, elaborada a partir de las altas y bajas en los padrones municipales, lo que permite conocer el saldo de población de las localidades, más allá de los nacimientos y las defunciones al dar cuenta solo de aquellos cambios motivados por cambios de residencia. Se trata de una estadística que para el año 2018 muestra una triple cara para la provincia ya que hay 40 municipios, que tienen un saldo positivo, pero Ciudad Real, en su conjunto, se queda en negativo, siendo una de las siete provincias de España en esta situación, aunque el flujo de inmigración crece, según reflejan los padrones.
De este modo y en primer lugar, entre los 40 municipios que ganan población durante el año 2018 se encuentra Pozuelo de Calatrava donde el saldo entre quienes llegan y salen se eleva a cien personas. Es el segundo mejor dato en la provincia, solo por detrás de la capital, donde el saldo positivo es de 153 habitantes más en el padrón. Poblete, con 35 más; Torralba de Calatrava, con 29 ; y Alcázar de San Juan, con 24, completan los cinco municipios que mejor saldo tuvieron en el año 2018. En el lado contrario se ubican Puertollano, con la pérdida de 580 habitantes, y Socuéllamos, con 517 menos. Además. Tomelloso pierde 338 empadronados; Campo de Criptana, 118; y Villanueva de los Infantes, 90.
Si se atiende solo a ciudadanos con nacionalidad española, el que más gana es Pozuelo de Calatrava, 43 vecinos más, y el que más pierde Puertollano, con 627. En extranjeros son Socuéllamos, donde hay 475 extranjeros menos empadronados y Ciudad Real, con 285 más.  Hay que tener en cuenta que detrás de estos cambios puede no haber solo pérdida de población sino cambios en el modo de contabilizar el padrón, para reflejar la realidad del municipio.
En cuanto a la provincia de Ciudad Real, el balance total es de 2.054 empadronados menos durante el año 2018. Solo siete provincias españolas presentaron datos negativos en su padrón. Más habitantes que Ciudad Real perdió Jaén, con 2.603 ciudadanos menos empadronados, aunque el porcentaje en población es el mismo, los habitantes se redujeron en un 0,41 por ciento. Zamora, Melilla, Badajoz, Cáceres, Córdoba y Ceuta también perdieron población al observar solo las variaciones residenciales.
El saldo es negativo en la provincia de Ciudad Real porque son muchos los ciudadanos españoles que han partido hacia otras tierras, 2.288 se han perdido, mientras que hay 234 inmigrantes más de los que había en 2017. Esto muestra que los españoles parten a otros países y provincias, mientras que los inmigrantes son quienes están llegando en mayor medida a Ciudad Real.
Hay que tener en cuenta que hubo 14.221 ciudadrealeños que cambiaron de residencia, 5.379 dentro de la propia provincia, lo que deja 8.842 migrantes. Mientras que hubo 6.348 ciudadanos que residían en otras provincias que se empadronaron en algún municipio de Ciudad Real. Mientras que hubo 3.401 personas que se empadronaron en municipios de la provincia tras residir en otro país, 215 de ellos españoles retornados, por 2.961 bajas de vecinos que partieron a otros países, 378 españoles que han emigrado.
En España el saldo completo es de 412.754 habitantes más que en 2017, al contemplar estas variaciones residenciales, con 15.456 españoles que han regresado a España y 397.298 extranjeros más que han llegado a nuestras tierras.