Aplazan a 2021 el juicio por agredir a un sanitario en 2016

Pilar Muñoz
-

Estaba previsto que el acusado se sentara hoy en el banquillo del Juzgado Penal 1 para responder de un delito de atentado en concurso con otro de lesiones

Aplazan a 2021 el juicio por agredir a un sanitario en 2016 - Foto: Rueda Villaverde

El juicio por agresión a un enfermero en septiembre de 2016 estaba previsto que se celebrara esta mañana en el Juzgado Penal número 1 de Ciudad Real pero se ha aplazado hasta enero de 2021, según han informado a este diario desde el Tribunal Superior de Justicia de Castilla-La  Mancha. Los hechos por lo que hoy estaba previsto que sentara en el banquillo de los acusados F. J.C.M. se remontan a septiembre de 2016, concretamente a la mañana del 19, cuando el acusado, de iniciales F. J. C. M. y con antecedentes penales cancelables, acudió al Centro de Salud de Socuéllamos durante el servicio de guardia. El hombre fue atendido por una médico y de pronto empezó a increpar al personal facultativo porque no se le había realizado un lavado de oídos. Un enfermero acudió a ver qué pasaba y el ahora encausado le dio una patada en el abdomen, al tiempo que le llamaba «chulo andaluz». A continuación se giró hacia la médico de guardia y la llamó «mentirosa», vertiendo contra ella otras palabras gruesas. Con el propósito de amedrentarla dio un puñetazo en la mesa y una patada a un mueble auxiliar con material de curas hasta romperlo como también parte del citado material. Además, ante la médico se jactó de haber agredido a otro facultativo años atrás y de haber logrado que abandonara su puesto de trabajo por miedo a él.
El enfermero sufrió una contusión abdominal en el flanco derecho que tardó en curar siete días. Los desperfectos originados por el acusado en el Centro de Salud han sido tasados por un perito en 153 euros. En el momento de los hechos el encausado tenía moderadamente afectadas sus facultades, principalmente volitivas, y su capacidad para controlar los impulsos debido al trastorno límite de la personalidad y bipolaridad que padece.
En la causa está personado el Gobierno de Castilla-La Mancha, que califica los hechos como la Fiscalía. Consideran que es autor de un delito de atentado a un funcionario sanitario en concurso con un delito de lesiones y pide una condena de cinco meses de prisión, así como un mes de multa a razón de una cuota diaria de 10 euros. También considera que cometió un delito leve de daños y pide que se le imponga una multa de 300 euros. Además solicita que indemnice al sanitario con 350 euros por las lesiones y al Sescam con 153 euros por los desperfectos ocasionados.