El Parque Nacional de las Tablas se ampliará en más de 1.100 hectáreas

D. Aso / LT
-

Los terrenos que se sumarán al humedal son buena parte de las fincas agrícolas adquiridas por el Gobierno en los trece últimos años para asumir sus derechos de extracción de agua

Tablas de Daimiel - Foto: /Fotos Rueda Villaverde

El Parque Nacional de las Tablas de Daimiel se ampliará en 1.102 hectáreas, según avanzó ayer la Consejería de Agricultura del Gobierno regional. Aunque no se trata de una nueva operación de compra de terrenos como tal, ya que corresponden a fincas colindantes que se adquirieron a lo largo de los trece últimos años con la compra de derechos de agua y que pasarán a formar parte del propio parque. Su superficie actual ronda las 2.000 hectáreas (1.928, según el dato oficial que figura en la ficha técnica de la web del Ministerio), por lo que con esta ampliación se incrementaría en casi un 60%.
La consejera de Agricultura, María Luisa Soriano, resaltó a través de un comunicado que esta superficie de la ampliación «incorpora sistemas naturales valiosos, algunos de los cuales no estaban presentes en el parque, como las dehesas de encinas». Soriano se reunía ayer con el director general de Montes y Espacios Naturales, Javier Gómez-Elvira, para analizar esta operación que «la semana pasada recibió el visto bueno del Consejo de Gobierno de Castilla-La Mancha a propuesta de la Comisión Mixta que gestiona las Tablas de Daimiel, compuesta de forma paritaria por representantes del Ministerio y de la Consejería de Agricultura», precisó la Junta en el mismo comunicado.
«Las 1.102 hectáreas con las que se aumentarán Las Tablas de Daimiel son propiedad de la Administración General del Estado, a través del organismo autónomo Parques Nacionales», y «hasta ahora estaban destinadas a uso agrícola, por lo que se someterán a un plan de restauración de la vegetación natural», añadieron las citadas fuentes. La consejera valoró que la ampliación «ayudará a dar un nuevo empuje a un parque que es un pulmón natural para Castilla-La Mancha y un foco de atracción turística de gran importancia para la economía de la comarca en la que se encuentra». Además, «contribuye a la conservación de un ecosistema muy frágil y amenazado como es La Mancha Húmeda y ayuda al fomento de su uso público». Asimismo, «los dos ayuntamientos con terrenos en el parque -Daimiel y Villarrubia de los Ojos- han mostrado su respaldo a la ampliación», precisó la Consejería en su comunicado, «conocedores de que supondrá una mayor riqueza natural y potenciará aún más el turismo en la zona».
En este contexto, fuentes del Ministerio de Medio Ambiente aclararon ayer a La Tribuna que el proyecto «todavía no está cerrado» y, por ello, tampoco el número exacto de hectáreas en que se ampliará el parque. En la actualidad los técnicos «trabajan en la elaboración del documento definitivo», que deberá sacarse a exposición pública para su posterior aprobación en Consejo de Ministros. «La intención existe y se está trabajando en ello, pero todavía en una etapa previa», matizaron las citadas fuentes. Aunque el proyecto está sobre la mesa desde hace tiempo y, de hecho, ya lo anunció el ministro Arias Cañete el pasado 12 de diciembre tras una reunión del Consejo de la Red de Parques Nacionales, si bien entonces no precisó de cuántas hectáreas se estaba hablando.
El Organismo Autónomo Parques Nacionales (OAPN) ha adquirido más de 1.900 hectáreas en el entorno del parque en los trece últimos años, tiempo en el que se invirtieron casi 30 millones de euros en una política de compra de suelo que permitió al mismo tiempo adquirir los derechos de extracción de agua de tales fincas de uso agrícola para poner freno a la sobreexplotación del acuífero 23 y, en consecuencia, controlar la situación hídrica del propio parque. Ahora, si buena parte de esos terrenos se incorporan definitivamente al humedal, sus posibilidades de explotación turística, medioambiental y de protección se multiplican, rentabilizando más los beneficios de la compra de estas fincas que en la actualidad tienen un uso agrícola prácticamente nulo.