Sierra promete "seguir controlando el gasto"

La Tribuna de Ciudad Real
-
Sierra promete "seguir controlando el gasto"

El 'popular' inicia su tercera legislatura con mayoría absoluta y un concejal más exponiendo los objetivos de su mandato y reconociendo a la Corporación saliente

Leopoldo Sierra fue investido alcalde Daimiel por tercera legislatura consecutiva en un abarrado salón de plenos y con el apoyo de los 10 concejales del Partido Popular, fruto de los 5.161 votos (52%) que cosechó su candidatura el pasado 26 de mayo. Un resultado al que hacía referencia en su discurso de investidura y que, con el aval de esa mayoría absoluta incrementada en un concejal con respecto a la legislatura pasada, “nos dice que sigamos controlando el gasto, manteniendo la estabilidad presupuestaria, y apostando por las personas y por los servicios sociales”. En sus primeras palabras, Sierra también agradeció a los concejales populares que formaron parte de la Corporación saliente «su buen hacer y su implicación» con el proyecto que inició en 2011. 
Saludos y menciones que extendía, de manera más institucional, a los exalcaldes socialistas, José Manuel Díaz-Salazar y José Díaz del Campo, presentes en la sesión. Al igual que el Cronista Oficial de Daimiel y también primer edil durante la Transición, Jesualdo Sánchez-Bustos, el Jefe de Policía Local, José Ángel Carrasco o el subteniente de la Guardia Civil, Emilio Camacho. En esa primera fila, se sentaron Monseñor Astillero, que vino acompañado por el presidente de la Asociación de Daimieleños en Madrid, Juan Blanco. A su lado, Tobías Díaz, en representación de la Asociación de Daimieleños en Vilassar, y el presidente de la hermandad de la Virgen de las Cruces, Paulino García de la Camacha. 
Leopoldo Sierra igualmente excusó la asistencia de Tarsicio González, presidente de la Asociación de Daimieleños en Valencia, y del ceramófilo e Hijo Predilecto de Daimiel, Vicente Carranza. 
Sin butacas libres, los asientos fueron ocupados por los presidentes de la Junta de Hermandades de Semana Santa, AEDA, FEDADA, el jefe de Protección Civil y los representantes sindicales del Ayuntamiento de Daimiel, además de amigos y familiares de los ediles y vecinos en general. 
Pero los saludos más emotivos de la mañana Sierra los reservó para su familia, recordando a sus padres, ya fallecidos, a su hermana y sobrinos, presentes en el acto junto a su familia política, su mujer y sus hijos. «Todos ellos han vivido y han sufrido como yo en estas elecciones, y siempre me han apoyado», destacaba. En especial, su mujer Rosa, y sus hijos Sergio y Laura, porque, decía, «nunca han dejado de creer en mi». 
Un cierre de discurso que remataba dirigiéndose directamente a los daimieleños ya que, reseñó, «sin ellos nunca hubiera conseguido lo que he conseguido, el mayor honor que podía pedir: ser alcalde de Daimiel».

Sierra promete
Sierra promete "seguir controlando el gasto"