México toma los escenarios

La Tribuna
-

Arranca el festival con un marcado acento mexicano y la propuesta fresca que es siempre es la Joven Compañía de Teatro Clásico

México toma los escenarios

La cuadragésimo segunda edición del Festival Internacional de Teatro Clásico afronta su primer fin de semana teniendo como principal atractivo el barroco mexicano y el último éxito de la Joven Compañía Nacional de Teatro Clásico.
El director del Festival, Ignacio García, presentó este viernes en rueda de prensa los espectáculos que se estrenarán, resaltando la presencia e implicación de México como país invitado, pues como explicó «es imposible» entender lo que es España hoy en día sin entender su relación con México.
La participación mexicana en la programación oficial se abre con El desdichado en fingir, de Ruiz de Alarcón, del Colectivo Teatral Guerrero, que inauguraba en la noche de ayer el ciclo de representaciones en el Corral de Comedias.
Con dirección de José Uriel García Solís, el espectáculo que esta noche dará su última función, trata de fusionar la tradición del Siglo de Oro a ambos lados del Atlántico con la cultura indígena y afrodescendiente del sur de México.
El Colectivo Teatral cerrará su participación en el festival el domingo 7 de julio en el Corral de Comedias con El rey de sí mismo, un texto contemporáneo de Raúl Lira sobre la vida y obra del dramaturgo Juan Ruiz de Alarcón.
Por otra parte, la Joven Compañía Nacional de Teatro Clásico estará este fin de semana en la Antigua Universidad Renacentista de Almagro representando El desdén con el desdén, de Agustín Moreto, con dirección de Iñaki Rikarte.
Sobre el montaje, el director, que incidió en  la importancia de situar esta obra en los 60 para «acercarla  a un contexto más reconocible con el que el público pueda dialogar», hizo hincapié en el trabajo actoral  realizado con la quinta promoción de la Joven Compañía, a los que «hemos puesto al servicio de la trama de carpintería eficacísima y brutal» que Moreto despliega en su obra.
En la presentación del espectáculo participó la directora saliente de la Compañía Nacional, Helena Pimenta, que resaltó el «espectacular éxito de taquilla» cosechado por este montaje en su temporada de estreno en Madrid.
Pimenta aprovechó para elogiar a la Joven Compañía «durante los últimos años», reconociendo que «cada año, la joven da pasos muy fuertes y es un orgullo tenerla».
El director del Festival, Ignacio García, también presentó el estreno absoluto de El Canto de Juan Rana, de Sanchis de Sinistierra, dirigida por Héctor del Saz y con Tomi Marsó como protagonista.
Para García, la obra es un homenaje a los actores del siglo de Oro, ya que ha defendido que uno de los patrimonios de la cultura española son «los cómicos».
El canto de Juan Rana se centra en la vida del actor Cosme Pérez, que interpretó el personaje de Juan Rana durante más de 40 años.
El director del montaje, Héctor del Saz, indicó que la obra es un «monólogo pero en el que escenario se llena de gente» y una reflexión en la que se habla «de la profesión y de las vicisitudes de un actor derrotado que ya no quiere trabajar más».