La incidencia del botellón es «mínima» al comparar zonas

HIlario L. Muñoz / LT
-
Desestiman el recurso de los hosteleros al botellón

El Ayuntamiento desestima el recurso de los hosteleros al decreto con informes de Policía Local y de Medio Ambiente que indican la «baja conflictividad» del espacio

«Actualmente la problemática en cuanto a ruidos y limpieza en la zona habilitada para el consumo de bebidas alcohólicas en la vía pública es mínima en comparación con otras zonas de la ciudad». Este es uno de los argumentos empleados por el Ayuntamiento de CiudadReal en la respuesta que ha desestimado el recurso que la Asociación Provincial de Hostelería de Ciudad Real interpuso al decreto del botellón. En el otoño pasado, la alcaldesa, Pilar Zamora, firmó un decreto que habilitaba la zona de Echegaray todos los fines de semana, de jueves a domingo, para el consumo de bebidas alcohólicas, un periodo temporal al que la asociación se opuso con cuatro argumentos todos desestimados por el Consistorio.
La respuesta más llamativa se da al cuarto argumento esgrimido por la asociación que denuncia el «impacto de estas macro concentraciones con respecto a los niveles de ruido y la limpieza en la zona, repercutiendo en un menoscabo y molestia sobre los ciudadanos, perjudicando gravemente la salud». El Consistorio responde que «el servicio de limpieza tiene establecido un protocolo para asegurar que la zona esté en adecuadas condiciones antes y después del desarrollo de la actividad» e «informando asimismo, que en los últimos tiempos se ha reducido la suciedad generada en estas concentraciones». En este sentido, en un informe de la sección de limpieza se señala que una jornada de trabajo normal, conlleva el uso de una barredora de arrastre, una barredora de aspiración, dos furgones de carga, con un oficial coordinador de zona, un oficial de limpieza, dos ayudantes de limpieza y tres operarios de limpieza que se encargan de una zona desde la carretera de Carrión e inicios de la calle La Mata hasta las inmediaciones del complejo deportivo Rey Juan Carlos I y trabajando además en ronda de Calatrava entre calle Mata y calle Inmaculada Concepción.
«Por otra parte la Policía Local, manifiesta que la zona se encuentra permanentemente vigilada, habiéndose reducido las concentraciones de gente, tratándose de una zona de baja conflictividad». Con estas valoraciones se realiza esa valoración sobre los ruidos y la limpieza del botellón, se indica en el documento al que ha tenido acceso La Tribuna.
En el recurso se cuestionaba el trabajo en prevención del Consistorio; su contenido, al vaciar de contenido la ordenanza; y se acusaba al Consistorio de competencia desleal. Cada uno de estos argumentos de la asociación de Hostelería se responde con el trabajo del plan municipal de adicciones; la limitación de espacio y horas que conlleva el decreto de Alcaldía; y con el hecho de que el Consistorio solo autoriza no organiza.
sin más recursos. Esta documentación fue recibida el miércoles por la asociación de Hostelería que ha tomado la decisión de no recurrir más, ya que solo quedaría la vía contencioso-administrativa ante el Tribunal Superior de Justicia. «Desde esta asociación no podemos más que lamentar que el Ayuntamiento no solo no haya convocado a la asociación, para clarificar los motivos de la decisión unilateral adoptada mediante decreto, sino que no haya considerado en este plazo de resolución el minorar los días y horas de autorización». Por último, apuntaron que les preocupa que, con la mejora de las temperaturas, «el botellón vuelva a albergar a miles de jóvenes» sin que se sepa de qué forma se «va a controlar el no acceso de menores, qué efectivos y servicios públicos va a destinar a controlar esta actividad y qué coste tiene esto».