La provincia al borde de la sequia, por una primavera seca

R. Ch.
-
La provincia al borde de la sequia, por una primavera seca - Foto: Pablo Lorente

La combinación de un mayo extremadamente seco y un marzo muy seco rebajan las precipitaciones un 40 por ciento en comparación con 2018

La escasez de precipitaciones en los últimos 12 meses permite hablar de sequía meteorológica, sobre todo en la mitad occidental y en el tercio norte, así como en algunas islas canarias». Así lo explicó ayer la portavoz de la Agencia Estatal de Meteorología, Beatriz Hervella, que puso voz al resumen meteorológico de la primavera que en Ciudad Real deja atrás un marzo muy seco, un mayo extremadamente seco y un abril muy húmedo que, sin embargo, no impidió que el balance de la primavera sea deficitario y que 2019 sea el tercer año con menos precipitaciones recogidas en la capital desde 2012.
En total, el Observatorio Meteorológico de la capital ha recogido menos de 88 litros por metro cuadrado desde el pasado 20 de marzo cuando lo habitual es llenar las reservas con en torno a los 120 metros cuadrados de lluvia. Comparado con la estación de 2018, esta primavera deja casi un 40 por ciento menos de lluvias, casi la mitad de precipitaciones menos.
La clave ha sido mayo. Un mes que recibió la calificación de muy cálido en el ranking de la Aemet, con once días que marcaron máximas por encima de los 30 grados centígrados- el año pasado sólo hubo uno- con una anomalía de 2,4 grados por encima de lo que suele ser habitual en las temperaturas de este mes. Eso vino acompañado de un descenso de las precipitaciones, con zonas como la capital donde ni siquiera ha caído una gota desde el 10 de mayo: 41 días seguidos sin lluvias, la peor racha sin precipitaciones desde la primavera de 2015, cuando se encadenaron 32 días ininterrumpidos sin lluvias.
«Estamos en el tercer año hidrológico y natural más seco del siglo XXI», comentaron ayer desde la Aemet que recordaron que de acuerdo con el valor del Índice de Precipitación Estandarizado (SPI) se puede hablar de sequía en España en las provincias de La Coruña, Burgos, Vizcaya, Huesca, en el sur de Castilla y León, la Comunidad de Madrid, Extremadura, el oeste de Castilla-La Mancha, el tercio occidental de Andalucía, norte de Tenerife y la isla de La Palma.
Ese índice pone a prácticamente el 95% de la provincia de Ciudad Real en situación de sequía, más grave en la zona noroeste, en las inmediaciones del parque de Cabañeros y menos en el extremo sureste, por Albaladejo y Terrinches, donde se puede hablar de una situación de normalidad. El resto es zona de sequía.
abril ‘anómalo’. La nota discordante a esta preocupante realidad pluviométrica la puso el mes de abril, normal en lo térmico y muy húmedo en las precipitaciones, con días señalados por la propia Aemet, como el 19, el Viernes Santo, que dejó 32,6 litros por metro cuadrado en Alcázar de San Juan y de 34,6 en Tomelloso. En la capital fue el Sábado Santo el día que más lluvias dejó de toda la primavera: 21,6 litros por metro cuadrado, esto es, el 25 por ciento de todas las precipitaciones registradas en los más de 90 días de primavera cayeron en un solo día.