La temporada veraniega de piscinas es recibida con timidez

M. S.
-
La temporada veraniega de piscinas es recibida con timidez - Foto: Tomás Fernández de Moya

Municipios como Pozuelo de Calatrava o Torralba de Calatrava optan por la reelección en una jornada marcada por la ilusión

El verano se recibe unos días antes en Ciudad Real con la tradicional apertura de las piscinas municipales que tenía lugar en la jornada de ayer. Un comienzo de temporada que era recibido por parte de los usuarios con una tímida respuesta tras una semana marcada por los vaivenes de la temperatura.
 Apenas a «un 5% de ocupación» llegaba la piscina de las instalaciones del Polideportivo Rey Juan Carlos I en la jornada de ayer, a primera hora de la tarde. En ésta, una de las tres que tienen la capital, no había más de 30 personas. Una cifra baja que no depende tanto del día de inauguración como del termómetro, como explicó a La Tribuna el socorrista Ignacio Sobrino quien aseguró que otros años el día de la inauguración de la temporada ha sido más fuerte. «Todo depende del calor que haga», dijo.
Más allá de las temperaturas, el socorrista reconocía que en general el número de usuarios a las piscinas municipales ha bajado en los últimos años «debido a que cada vez hay más piscinas en los hogares y hay mucha gente que se va». Incluso apuntó que estas instalaciones «han llegado a vivir años de más de 2.000 visitas diarias», pero de eso «hace mucho tiempo». Unas cifras que no cree que se repitan, aunque sí confía en un incremento de las visitas a las instalaciones municipales, que abren de 10 a 20.30 horas, una vez que la temperatura se estabilice.
La última semana de junio, con las vacaciones escolares, y el mes de julio se convierten así en las fechas en las que las piscinas municipales consiguen más visitantes.
Si eran pocos los que ayer optaron por celebrar la inauguración del verano en la capital en las instalaciones municipales, eran menos los que se atrevieron a meterse en el agua todavía fría, apenas ocho osados jóvenes que aprovecharon la tranquilidad de la jornada para celebrar el primer chapuzón.
Desde el césped lo hacía el resto de visitantes, entre ellos Alicia y María Díaz Muñoz junto con dos amigas de Madrid, que se acercaban ayer a la piscina «por ofrecer un plan alternativo a sus visitantes». O la familia de Paula Garcés, quien también optó por pasar el día en las instalaciones municipales, algo habitual para ellos, por ofrecer «algo distinto» a los pequeños de la familia que ajenos a todo jugaban a primera hora de la tarde de ayer sobre un césped que volverán a pisar más veces este verano.