Cooperantes de la provincia en el exterior

M. Lillo
-

La Fundación General a la Universidad o la Diputación son dos grandes motores de proyectos que también desarrollan ONGs que apuestan por ayudar en otros países

Cooperantes de la provincia en el exterior

Alrededor de 40 cooperantes de distintas organizaciones y entidades pondrán rumbo en los próximos meses a países de todo el mundo en los que dejarán muestras de su lado más solidario, ya que en muchos casos aprovecharán su periodo vacacional para colaborar en proyectos que buscan mejorar las condiciones de vida de países que están en vías de desarrollo o subdesarrollados.
La Fundación General de la Universidad de Castilla-La Mancha (UCLM) y la Diputación de Ciudad Real son dos de los grandes motores de estos proyectos que envían a cooperantes sobre el terreno. En concreto, desde la mencionada Fundación serán 15 los cooperantes, estudiantes universitarios, que viajarán a Perú, Honduras, Ecuador, República Dominicana, El Salvador, Haití, Bolivia, Nepal, Togo y los campamentos Saharauis de Tindouf para ayudar a las poblaciones de dichos países.
También la Diputación apoyará económicamente, mediante una convocatoria dotada con 40.000 euros, «a entre 14 y 16 cooperantes» que partirán a otras partes del mundo para desarrollar proyectos de cooperación, detalló el diputado provincial en funciones David Triguero. Seis de ellos lo harán a través de la ONG Solidaridad Manchega (Solman), que en total promoverá el envío de 11 cooperantes, los cinco restantes a través de la Fundación General de la UCLM. En este sentido se pronunció a este diario el presidente de Solman, Gustavo González, explicó que mandarán a cooperantes a Togo, El Salvador y Honduras. Algunos de ellos partirán de forma inmediata, la próxima semana y el resto lo hará en razón de la disponibilidad de tiempo o vacaciones que tengan. En total, a lo largo de los 25 años de historia que ahora cumple Solman, ha promovido el envío de entre 200 y 300 cooperantes que trabajan sobre el terreno en proyectos educativos, como es el caso de Honduras, el empoderamiento de la mujer en Togo o en actuaciones que van encaminadas a proyectos relacionados con la minería y el desarrollo sostenible de El Salvador, comentó González.
Otra de las organizaciones importantes será Cooperación Alternativa Manchega (Calma), que este verano contará con una decena de cooperantes en Mozambique. Un primer grupo saldrá el 12 de julio y volverán un mes después; otros se marcharán en los primeros días de agosto. En tierras africanas desarrollarán proyectos agropecuarios, de instalación de paneles solares para propiciar que tengan suministros eléctricos de los que carecen las zonas en las que estarán desplegados, así como actuaciones que permitan su formación en prácticas agrarias para ayudarles a combatir «la importante hambruna» que hay en esta zona, dijo a este diario Valentín Bastante, que explicó que los cooperantes suponen un punto de apoyo para las misioneras que trabajan de forma permanente en la zona, al mismo tiempo que tuvo palabras de agradecimiento a la Diputación por su convocatoria de ayudas.
También desde la Delegación Misionera Diocesana enviarán este año a tres cooperantes a Guatemala, con el párroco Pedro Jaramillo, donde se centrarán, sobre todo, en proyectos educativos y en acciones encaminadas «a que los guatemaltecos tengan un futuro y evitar que caigan en redes de las maras», según explicó el delegado provincial de Misión Diocesana, Damián Díaz. Los primeros cooperantes, «creyentes o en sintonía con la labor evangelizadora», partirán en agosto aunque también está previsto la salida de otros en septiembre. Permanecerán en Centroamérica alrededor de un mes. También habrá cooperantes de ONG como Médicos sin Fronteras, mientras que en esta ocasión Ongawa, ingeniería para el desarrollo humano, no enviarán en esta ocasión.