Madrid en un lugar de La Mancha

Raquel Santamarta
-
Madrid en un lugar de La Mancha - Foto: JUAN LAZARO

La DO La Mancha busca su sitio en una región dominada por las erres del vino español -Rioja, Ribera del Duero y Rueda- apostando por la calidad de sus caldos

Conseguir mayor protagonismo en Madrid, desbancando a las tres erres de las denominaciones de origen Rioja, Ribera del Duero y Rueda, es el objetivo de una DO La Mancha que este lunes, en el marco de la tercera edición del salón ‘La Mancha Excelente’ (organizada por MiVino), se presentó como «un sello de calidad» que persigue «sonar cada vez más» y «venderse» copando lineales, tiendas especializadas y cartas de restaurantes. Un «valor seguro», en palabras de su presidente, Carlos David Bonilla, que se ha fijado como reto un mercado nacional donde «hay que seguir apostando fuerte» después de producir en 2018 casi 71,8 millones de botellas de vino, un 17,7% menos que en la campaña previa. «Estar aquí es una puesta de largo para nuestras bodegas -unas 245- en el gran escaparate que es Madrid», puso de relieve Bonilla apuntando a «un trabajo arduo que merece la pena». «Los vinos de la última añada han resultado de muy buena calidad», explicó a la hora de hablar de unas «previsiones bastante halagüeñas» que les lleva a centrar esfuerzos tanto en España, con «charlas en universidades y catas por todo el país», como fuera de ella. «Seguimos apostando por los mercados chino y ruso, así como por el sudamericano por su buena acogida», indicó sin olvidar Estados Unidos. Desde la cooperativa El Progreso de Villarrubia de los Ojos, la más antigua de España, su director comercial, Jesús Sánchez-Crespo, incidió en la importancia de «entrar en grandes canales de comercialización» tras conseguir vender en los centros de El Corte Inglés e Hipercor su Viña Xétar Por Ellas, un espumoso sin alcohol «lleno de vida» y cuyos beneficios van destinados íntegramente a la lucha contra el cáncer de mama a través de la Fundación Geicam. Del mismo modo, el director general de Allozo Bodegas Centro Españolas de Tomelloso, Miguel Ángel Valentín, señaló la importancia de «acercar los vinos de La Mancha» al público de la capital de España. «Estamos cerca de Madrid pero aún muy lejos en presencia», lamentó un joven enólogo que apuesta por «contar una historia» con cada uno de los caldos ofrecidos. «Hemos sacado al mercado el Luna de Allozo (syrah y tempranillo), inspirado en la influencia biodinámica que ejerce cada una de sus fases en los viñedos con un paso por barrica muy corto», explicó sin olvidar su presencia en 36 países del mundo con cerca de dos millones de botellas vendidas al año. El director comercial de la cooperativa Cristo de la Vega (Bodegas Crisve) de Socuéllamos, Miguel Ángel Sánchez Merino, abogó por una política de captación de nuevos clientes más allá de la fidelización tras apuntar a la renovación de la mitad de su consejo rector. «En los últimos años nos hemos centrado mucho en la exportación, por lo que ahora nuestro objetivo es recuperar cuota de mercado en España y pasar de las 500.000 botellas al más de millón y medio que se llegó a vender en su día», puso de manifiesto haciendo hincapié en la importancia de abrirse camino en Madrid, Levante y Andalucía con su marca insignia: Yugo. El jefe de ventas de Bodegas Yuntero de Manzanares, Sergio Jiménez, consideró positiva una mayor  visibilidad en Madrid, donde «la gente es aún reacia a probar unos vinos que son realmente buenos». En este sentido, remarcó la necesidad de «destacar dentro de una competencia» en la que las denominaciones Rioja, Ribera de Duero y Rueda dominan las cartas de los restaurantes. «Un 85 por ciento de nuestra producción se exporta a 14 países», aseguró al hablar de una ventas que deben empezar a mirar hacia dentro. «El nivel de excelencia que tiene DO La Mancha debe ser reconocida», apuntó el enólogo José Manuel Villena del grupo J.García-Carrión, instalado en Daimiel desde hace más de dos décadas. A este respecto, defendió en el salón de vinos madrileño su Ópera Prima por la «buena relación calidad-precio» y el «equilibrio en boca». Para el jefe de ventas del Grupo Pesquera, Javier Bianchi, que acudió a la cita en representación de Bodega El Vínculo de Campo de Criptana, «La Mancha, con más de la mitad de los viñedos de España, no podía estar sin elaborar vinos de calidad como el Alejairén, un blanco espectacular y diferente por su largo recorrido en barrica». «De los 15 kilos por cepa que se estaba haciendo, había que bajar a los 2,5 de la DO Ribera del Duero para conseguir un mejor resultado», afirmó.
 

Madrid en un lugar de La Mancha JUAN LAZARO
Madrid en un lugar de La Mancha - Foto: JUAN LAZARO
Madrid en un lugar de La Mancha JUAN LAZARO
Madrid en un lugar de La Mancha - Foto: JUAN LAZARO