1.000 matanzas domésticas menos en seis años

Nieves Sánchez
-

Las exigencias sanitarias, la opinión pública, la falta de seguridad y preparación en las casas o la disminución de la población rural explican este «exagerado» descenso

1.000 matanzas domésticas menos en seis años - Foto: Tomás Fernández de Moya

El número de matanzas domésticas de cerdos ha ido disminuyendo de manera «exagerada» en la provincia desde 2011, produciéndose el último año la caída más significativa de la serie, según detalla el último informe sobre el desarrollo de esta actividad en la región de la Dirección General de Salud Pública y Consumo elaborado por la Junta. En la temporada 2018-2019, que va desde el mes de noviembre a marzo de este año, se realizaron un total de 238 matanzas, lo que supone 1.003 sacrificios menos que hace seis años, cuando la temporada 2012-2013 se cerró con 1.241 y 882 menos que hace un lustro (1.060).
En Castilla-La Mancha, donde se han autorizado este año 1.058 matanzas, el sacrificio de cerdos en domicilios particulares para autoconsumo es una tradición que mantiene una relativa importancia, especialmente en las provincias de Toledo (718) y Ciudad Real, donde Puertollano es el distrito con mayor número de autorizaciones (127), seguido de Ciudad Real (62), Daimiel (46) y Valdepeñas (2).
El descenso tan significativo que se ha experimentado encuentra explicación en las exigencias que se requieren para el propio desarrollo de esta actividad, ya que según apunta a La Tribuna el presidente del Colegio Oficial de Veterinarios de Ciudad Real, José Ramón Caballero, cumplir con los estrictos requisitos normativos conlleva una dificultad, en tanto en las casas ya no hay preparación, ni necesidad, ni personal con conocimiento para realizar estos sacrificios.
«Para mantener la seguridad alimentaria, es mucho más fácil irse al carnicero, por lo que estas tradiciones se van perdiendo». Existen otra serie de condicionantes que, según Caballero, pueden haber acompañado a esta caída tan pronunciada en un tipo de economía que antaño era de subsistencia, como la visión que tiene la propia opinión pública respecto al sacrificio de animales, la seguridad que ofrece el pequeño comercio y la disminución progresiva de población en el mundo rural.
El informe de Salud Pública hace también referencia a la necesidad de inspecciones, en alusión al brote de infestación por triquina que se produjo en enero de 17 personas en la provincia de Ciudad Real, como consecuencia de una matanza en Retuerta del Bullaque, que no fue declarada y por tanto no sometida a inspección veterinaria.
 


Las más vistas