Corbyn no convence al laborismo

EFE
-

El exasesor de Tony Blair Alastair Campbell escribe una carta abierta al político para hacerle saber que no volvería al partido del que fue expulsado porque ya no representa sus valores ni tiene una estrategia firme para combatir el Brexit

Corbyn no convence al laborismo - Foto: PETER NICHOLLS

El antiguo director de comunicación del exprimer ministro británico Tony Blair, Alastair Campbell, "no desea" ser readmitido en el Partido Laborista, del que fue expulsado el pasado mayo, mientras lo encabece el socialdemócrata Jeremy Corbyn.
Campbell, a quien echaron por difundir públicamente que siendo militante laborista había votado liberaldemócrata en las pasadas elecciones europeas, arremete contra Corbyn en una carta abierta publicada por The Guardian y New European.
"Jeremy Corbyn, ya no quiero ser miembro de tu Partido Laborista", declara el exportavoz oficial, que anteriormente se había planteado recurrir la decisión de la directiva de expulsarle en aplicación de la normativa interna.
Campbell, al igual que Blair defensor de un segundo referéndum del Brexit", argumenta que el Laborismo liderado por Corbyn, más a la izquierda, "ya no representa" sus valores o "las esperanzas" que tiene para el Reino Unido.
Critica especialmente que el dirigente, que fue elegido en 2015 con el apoyo abrumador de las bases, no tenga "una estrategia" para confrontar la salida del país de la Unión Europea (UE), a la que él se opone, y teme que la formación perderá unas elecciones generales contra el Partido Conservador de Boris Johnson.
Campbell, cuyo estilo combativo inspiró la popular serie de sátira política de la BBC The Thick Of It, forma parte del núcleo centroderechista pro-Blair que desde el principio se ha opuesto y ha tratado de socavar la dirección de Corbyn.
Blair fue uno de los líderes laboristas de más éxito, pues ganó tres elecciones generales consecutivas, pero cayó en desgracia al respaldar la guerra contra Irak en 2003 en coalición con Estados Unidos, entre otras cosas.
Por su parte, Corbyn inició su liderazgo con gran tirón popular y atrajo cifras récord de afiliados, pero desde entonces su partido se ha visto desgastado por polémicas internas y por las tensiones entre las diferentes facciones sobre cómo abordar el Brexit, lo que ha resultado en una línea ambigua y confusa.