Los nuevos almendros plantados elevarán un 5% la producción

Ana Pobes
-

Asaja prevé que la cosecha de este año supere las 3.500 toneladas en la provincia gracias también a otros factores como la ausencia de heladas en abril y marzo.

Un agricultor observa un almendro. - Foto: Rueda Villaverde

l cultivo de la almendra está en auge en la provincia de Ciudad Real. A pesar de que este año la recolección aún no ha empezado, todo apunta a que la producción sea un cinco por ciento superior a la del año pasado como así se prevé desde la Organización Agraria de Jóvenes Agricultores (Asaja). El motivo, argumenta el secretario general técnico de Asaja Castilla-La Mancha, Arturo Serrano, la entrada de nuevas plantaciones de almendro y la ausencia de heladas. Factores que contribuirán a superar las más de 3.500 toneladas de la pasada campaña. A nivel regional se recolectaron más de 11.600 toneladas de almendra en grano.  
La provincia cuenta con 14.309 hectáreas de almendro, de las que 12.017 corresponde a secano y el resto, 2.292 hectáreas, a regadío. Asimismo, y según los datos aportados por la organización agraria, entre 2015 y 2018 se han plantado 8.450 hectáreas nuevas, «plantaciones que ahora van a entrar en producción, por lo que se espera que este año sea mayor». Y es que, si las cifras se trasladan a años anteriores a 2015, «solo había 5.000 hectáreas plantadas» frente a las más de 14.000 que hay a día de hoy. «En Ciudad Real no era típico plantar almendro por las temperaturas pero la aparición de nuevas variedades de floración y la baja rentabilidad del cereal llevó al agricultor a plantearse la diversificación de cultivos», argumenta.  
La subida de producción que se espera en la provincia compensará en cierta parte la bajada de más de un 31 por ciento que se prevé en Castilla-La Mancha, donde en provincias como en Cuenca y Albacete «afectarán los episodios de fuertes lluvias y heladas de marzo y abril» como así argumenta Anselmo Martínez, portavoz regional de la Sectorial de Frutos Secos de Asaja, quien augura una campaña de «calidad» y lamenta que «las empresas españolas se empeñen en anunciar sus productos con almendra californiana como si ésta fuera la panacea». El consumidor, continúa explicando, tiene que ser consciente que la almendra española es mucho mejor que la californiana, ya que tiene «más sabor y menos tratamientos fitosanitarios».
Los agricultores y la Organización Agraria de Jóvenes Agricultores (Asaja) siguen con preocupación la expansión y daños ocasionados por la avispilla del almendro (Xylella fastidiosa). En este sentido, el secretario general técnico de Asaja Castilla-La Mancha recomienda un control de la plaga en los «momentos adecuados y en todas las zonas», aunque lamenta que todos los gastos corran a cargo del bolsillo del agricultor. Y es que, «la avispilla del almendro representa una amenaza muy importante para este cultivo en ecológico, donde las materias activas no suelen ser eficaces contra la avispilla». La incongruencia, apunta, que la almendra ecológica tiene una «gran valoración en el mercado con  una importante rentabilidad, pero la avispilla es una gran amenaza». Por ello, insiste en la realización de un plan de erradicación, pues «no vale con tratamientos puntuales».  
En relación a precios, señala que la tendencia ha sido de subidas y confía que se mantengan al alza. así por ejemplo, en variedades como la comuna o la guara, unas de las más extendidas, «están sufriendo una subida lenta». En la última lonja del mes de mayo, la comuna cotizaba los 5,30 euros, la marcona los 6,30 y la guara los 5,40, mientras la ecológica se situaba por encima de los siete euros, por lo que «se trata de unos precios razonables».