Un encuentro que vale otra final

Eduardo Gómez
-
Carlos García (izquierda) intenta despejar un balón en el encuentro ante el Mérida. - Foto: Tomás Fernández de Moya

El Yugo Socuéllamos recibe en el Paquito Giménez al Móstoles (domingo. 12 horas) tras el 0-1 logrado en la ida con el único objetivo de sellar su pasaporte para la última eliminatoria de la fase de ascenso a Segunda B

Nadie dijo que fuese fácil el regreso a la Segunda División B. De hecho, por dos veces lo ha acariciado ya el Yugo Socuéllamos, la pasada campaña ante el Unionistas Salamanca y hace apenas dos semanas en Mérida. Su condición de campeón del Grupo XVIII le permitió esta temporada una nueva oportunidad y el conjunto de Mario Simón está dispuesto a aprovecharla. Cueste lo que cueste. 
Los socuellaminos reciben este mediodía (12 horas) en el Paquito Giménez al Móstoles, que finalizó cuarto en el grupo madrileño, con el aval que supone el 0-1 conseguido en el estadio El Soto ante cerca de un millar de seguidores socuellaminos.
Un magnífico resultado que, en ningún caso, se traduce en un exceso de confianza en la plantilla manchega para rematar con éxito la segunda eliminatoria y volver a colocarse a un peldaño de la categoría de bronce. Con la lección bien aprendida los pupilos de Mario Simón se miden a un Móstoles entrenado por un exinternacional como Salva Ballesta y que es tremendamente peligroso, como ya demostró en el choque de ida.
Para este encuentro la única baja en las filas socuellaminas será la de Toboso, expulsado en Móstoles. Por el contrario, Simón recupera a Marc Sirera, que fue baja en la ida por sanción.
No se esperan muchos cambios en el once inicial del Yugo Socuéllamos, que parece haber hecho ya lo más difícil en esta eliminatoria, pero que ahora no quiere fallar ante su afición. Ser eficaz en la definición será una de las claves en un partido donde habrá escaso margen para el error, especialmente para un Móstoles obligado a ganar.

La afición del Paquito Giménez es, seguramente, el activo más importante del Yugo Socuéllamos y este mediodía lo volverá a demostrar, llenando las gradas del campo. Si ya en la ida hubo más aficionados visitantes que locales, en esta ocasión el Paquito Giménez volverá a presentar un lleno a reventar.