Bellido pide un reglamento Cortes parecido al del Congreso

EFE
-
El presidente del parlamento autonómico también cree que es necesario modificar el Estatuto y la Ley Electoral. - Foto: Yolanda Lancha

Pablo Bellido prefiere un reglamento de las Cortes más parecido al del Congreso, para que se «aclarasen algunos términos» y se «acomodara a la realidad». «Es un reglamento que se pensó para un tablero bipartidista, que ha cambiado»

El presidente de las Cortes de Castilla-La Mancha, Pablo Bellido, cree que la décima legislatura, que arranca estos días, será «muy tranquila en las formas y muy activa de fondo» y valora que el talante de los diputados  es «muy positivo» y con predisposición de alcanzar acuerdos. En una entrevista concedida a la Agencia Efe, una semana después de que fuera elegido presidente del parlamento castellano-manchego en la décima legislatura, Bellido reafirma su voluntad -que expuso en su discurso de investidura- de que los tres grupos parlamentarios (PSOE, PP y, por primera vez, Ciudadanos) alcancen acuerdos en beneficio de la ciudadanía en general y que dejen a un lado el interés partidista para trabajar por el interés general.
Así, Bellido pide a los tres grupos parlamentarios que «no jueguen a hacer filibusterismo ni buscar posiciones ventajistas», sino que piensen en el interés general y afirma, que tras los primeros contactos que ha tenido con todos, tiene «mucha confianza» de que va a ser así, pues sostiene que los diputados «vienen con mucha ilusión de ponerse al servicio de Castilla-La Mancha». 
Por ello, confía en que esta legislatura, en la que el PSOE ha logrado 19 diputados, 10 el PP y cuatro Ciudadanos- será «muy tranquila» en las formas y se compromete a trabajar para que así sea, ya que señala que pretende contribuir a que «todo el mundo se encuentre cómodo», si bien matiza que el que sea tranquila no es incompatible con que sea «muy activa de fondo». 
En este sentido, y aunque indica que su papel no es el de impulsar leyes sino que es «el moderador del debate» de los partidos y de los representantes de los ciudadanos de Castilla-La Mancha, apunta que le gustaría que se aprobaran normas que «mejoren la vida de la gente» y que hagan que «la sociedad sea más justa, más igualitaria y más libre». 
Y, como opinión personal, cree que debería reformarse el Estatuto de Autonomía, si bien apunta que, como presidente de las Cortes, prefiere ser cauto y añade que «habrá que hacer lo que los grupos parlamentarios decidan». 
También apuesta por que sean los grupos parlamentarios los que decidan sobre la ley electoral en Castilla-La Mancha, aunque su visión personal sobre el asunto es que «33 diputados para toda una región de dos millones de habitantes es probablemente la ratio más insignificante que hay en el parlamentarismo autonómico en España» y por ello considera que «no hay una representación razonable».
Sin embargo, plantea que esta cuestión no debe ser una «preocupación prioritaria» de las Cortes y muestra su disconformidad con que el «debate se focalice» sobre estas cuestiones que no tienen repercusiones en el día a día de los ciudadanos y que, por el contrario, pueden generar «una sensación de frivolidad o de política para políticos». 
En esta misma línea, y sobre si todos los diputados autonómicos tendrán dedicación exclusiva, Bellido opina que «los partidos tienen que ponerse de acuerdo» y cerrar un pacto que sea «perdurable en el tiempo y no esté sometido ni a intereses ventajistas de los partidos ni a situaciones de coyuntura». 
«Si somos capaces de entendernos, nos centraremos cuanto antes en lo importante, que no es eso, sino que lo importante es el servicio que presta el diputado a la sociedad a la que representa», afirma el presidente de las Cortes. 
También desde el punto de vista de funcionamiento de la cámara, cree que se debería reformar el reglamento de las Cortes para que se «aclarasen algunos términos», se ajustase a otros reglamentos como el del Congreso de los Diputados, y se «acomodara a la realidad», porque «es un reglamento que se pensó para un tablero bipartidista, que ha cambiado». 
Bellido cree que esa modificación debería abordarse «siempre buscando un amplio consenso» y sobre la posibilidad de que se incluyera la comparecencia del presidente del Gobierno regional de forma periódica en la cámara, duda de que esto sea «lo más importante» de la reforma del reglamento, puesto que «el presidente de la Junta tiene una presencia muy permanente» en la cámara.