A debate, uso abusivo de la figura del funcionario interino

Pilar Muñoz
-

Los ponentes en la puesta en común organizada por juezas y jueces para la democracia coinciden en que hay un «tremendo exceso» de contratos interinos

Jueces, abogados, profesores y sindicalistas en la jornada celebrada en la sede del Colegio de Abogados.

La temporalidad en el empleo público afecta a muchas personas, tiene mucha litigiosidad y también muchas aristas. Un tema de interés para la sociedad que ayer fue objeto de debate en el salón de actos del Colegio de Abogados de Ciudad    Real, cedido a Juezas y jueces para la democracia para la puesta en común que organizaron con todos los operadores implicados: jueces, abogados, sindicatos, administraciones públicas, UCLM...
El uso abusivo de la figura del personal funcionario interino y los problemas que genera se puso de manifiesto en el debate moderado por los magistrados Antonio Barba y Benjamín Sánchez, titulares de los juzgados Contencioso-Administrativo números 1 y 2, respectivamente, con competencia en toda la provincia.
La experta abogada laboralista Juana Ayala fue la primera en abrir  fuego con la rotundidad y claridad que la caracteriza. Habló de los contratos temporales más habituales: obra y servicio, circunstancia del mercado, exceso de acumulación de tareas y de pedidos e interinidad, aunque esta última definición ya no existe; ahora se le llama contrato para la sustitución de un trabajador con derecho de reserva al puesto de trabajo (esto es cuando se pide excedencia y tienes derecho a retornar).
Ayala y otros ponentes coincidieron en que en España hay un exceso de temporalidad «tremendo», hasta el punto de que Europa ya ha dado dos toque al respecto al entender que no es posible el grado de temporalidad existente en España en el empleo público, que fue el objeto del debate. En la empresa privada también daría para otra larga mesa redonda.
A juicio de Luis Francisco Maeso, doctor en Derecho y profesor de Derecho Administrativo de la UCLM, el debate organizado por los magistrados Antonio Barba y Benjamín Sánchez era una puesta en común necesaria. «Es oportuno y necesario plantear este debate porque la figura del interino sigue utilizándose de manera abusiva y es bueno entre varios actores implicados (sindicatos, administraciones públicas, abogados, UCLM) poner en común los pensamientos, experiencias, estudios y análisis para  reflexionar y extraer algunas ideas». Según el profesor, el uso abusivo de la figura del personal funcionario interino y los problemas que genera se debe a múltiples factores, entre ellos que hasta tiempos no relativamente remotos era más económico incluir dentro de la plantilla a personal interino. También se debe a que permite mayor flexibilidad a la hora de diseñar las plantillas, y a la crisis económica, ya que las tasas de reposición han obligado en muchos casos a las administraciones públicas a utilizar a este personal para cubrir plazas, que se podría discutir si son urgentes, necesarias.
Alejandro Becerra, abogado de la administración regional, reconoce que la temporalidad es un problema, pero explicó que en la administración entran en juego elementos diferentes al resto de la contracción, como por ejemplo la prestación del servicio público que debe prestarse por fuerza. Por lo tanto, hay que equilibrar la necesidad, cubrir el personal muchas veces con esa atención temporal que en ocasiones genera problemas. La Administración siempre juega desde el punto de vista de la legalidad  y todos los actos son absolutamente legales, apostilló.
De su lado, el abogado  Luis Sánchez,  expuso que los ayuntamientos tienen una idiosincrasia particular porque normalmente son administraciones pequeñas con una dotación personal «muy escasa» y tienen que ingeniárselas para cubrir ciertas necesidades administrativas. En cualquier caso se generan situaciones complejas. 
 


Las más vistas

Local

Detenido por circular bajo los efectos del alcohol

La detención se ha producido en la Avenida del Torreón del Alcázar de Ciudad Real y la Policía Local le imputa un delito contra la seguridad vial tras circular bajo los efectos del alcohol y negarse a realizar la prueba de alcoholemia