La Junta afrontará Iberlince con fondos propios

Ana Pobes
-

La Comisión Europea niega el nuevo Life+Iberlince solicitado por España. En la región «se garantizará» en 2020 la suelta de ejemplares procedentes de centros de cría

La Junta afrontará Iberlince con fondos propios - Foto: Pablo Lorente

España no tendrá en esta ocasión fondos europeos por primera vez en 17 años para la conservación del lince ibérico. La Comisión Europea ha rechazado el proyecto para esta especie, y que fue redactado y presentado por la Junta de Andalucía, organismo que lidera la iniciativa y a la que están adheridos un total de 22 socios, entre ellos la Junta de Comunidades de Castilla-La  Mancha. Una alianza entre socios privados y públicos que buscan un único objetivo: la conservación y reintroducción del lince en España. Pero la Unión Europea ha notificado esta semana a la Administración andaluza su negativa a financiar la cuarta edición de un proyecto que comenzó en el año 2002 y cuya tercera fase finalizó el pasado mes de diciembre.
Life+Iberlince preveía una inversión total de unos 27 millones de euros para los próximos cinco años, de los que la Unión Europea financiaría el 60% y la partida restante correría a cargo de los socios. Así, tras la decisión de Bruselas de  tumbar el cuarto programa Life, ahora la incertidumbre se encuentra en cómo dar con la fórmula para continuar con su viabilidad.
De momento, la Junta de Castilla-La Mancha, y según confirmaron fuentes regionales a este medio, seguirá trabajando este año en la recuperación del lince, en el mantenimiento de las poblaciones asentadas en la Comunidad Autónoma  y en su seguimiento con fondos propios. Asimismo, el Gobierno regional garantizará también las sueltas de nuevos ejemplares en 2020 procedentes de centros de cría para seguir fortaleciendo la población de Castilla-La Mancha. «Como no puede ser de otra forma, este Gobierno, como administración, desarrollará un esfuerzo en la protección de esta especie que ha conseguido salvarse del peligro extremo de extinción a ser una especie de la que ya existen más de 600 ejemplares en España», puntualizan las mismas fuentes.
Los datos hablan por sí solos. En la región se han reintroducido un total de 84 ejemplares de lince ibérico y se han contabilizado más de un centenar de crías nacidas en libertad desde que se detectó la primera en 2016. Castilla-La Mancha «cuenta con una población estable de lince ibérico en su territorio de alrededor de 150 ejemplares, algo que unido a la existencia de 26 hembras territoriales, reflejan la consolidación de las poblaciones de esta especie». Y con estos datos sobre la mesa, la Junta «trabajará para que Castilla-La Mancha sea la región donde más linces nazcan en estado salvaje» como así lo manifestó ayer el Consejero en funciones de Agricultura en Manzanares durante la gala conmemorativa del Día Mundial del Medio Ambiente.
WWF es otro de los socios. Luis Suárez es el responsable del programa de especies de la Organización Independiente de Conservación de la Naturaleza. En declaraciones a La Tribuna comenta que la principal consecuencia de la decisión europea es que «no va a haber financiación suficiente para algunos trabajos». Por ello, ahora toca trabajar para garantizar la continuidad de las acciones básicas a través de presupuestos propios y corregir aquellos errores que se han podido cometer en la presentación del proyecto. Y en estos dos objetivos ya se está trabajando, de tal forma que administraciones como el Gobierno regional y el resto de socios están haciendo números con la calculadora para seguir con Life+Iberlince y se trabaja para concurrir ya a la próxima convocatoria. Pero el tiempo apremia y el 19 de junio es la fecha tope, aunque hasta junio del próximo año no se sabrá si Europa volverá a sufragar Life+Iberlince. En esta ocasión, lamenta Suárez, «Europa han considerado que el proyecto no era suficientemente bueno y que hay que mejorarlo». «Se trata del cuarto proyecto Life+Iberlince consecutivo que presentamos, y por lo tanto el listón está cada vez más alto. No podemos seguir haciendo las mismas cosas porque los proyectos Life están pensados para temas innovadores», y seguramente, continúa diciendo, «nos ha faltado algo de precisión a la hora de definir las actuaciones y ajustar mejor el presupuesto, pues creo que era un poco alto».
Asegura que la falta de apoyo económico procedente de Europa no pondrá en peligro el programa, pues « todas las administraciones y organizaciones asumimos el compromiso con la especie y las tareas básicas se mantendrán sin ningún problema, ya que lo que nos iba a permitir los fondos europeos era dar un acelerón al proyecto para hacer iniciativas que van más allá del simple mantenimiento de los trabajos». Por todo ello, la Junta de Comunidades lamenta la decisión de Europea y desea que reconsidere su postura al «ser el proyecto de recuperación más exitoso del mundo de una especie».