Repsol reduce en un 70% su impacto ambiental en diez años

D. R. / LT
-

Las emisiones de dióxido de azufre bajan un 73%, un 90% en partículas y un 68% en óxidos de nitrógeno, y han dejado de emitirse más 500.000 toneladas de CO2. Todo ello gracias a cerca de 90 millones de euros en inversiones en la última década.

Instalaciones de Repsol en Puertollano. - Foto: LT

Establecido por la Asamblea General de las Naciones Unidas en 1972, ayer se celebró el Día Mundial del Medio Ambiente como cada 5 de junio, una efemérides que nació con el objetivo de aumentar la conciencia medioambiental y fomentar la acción global en la protección del medio ambiente. Se trata de una jornada en la que instituciones públicas y empresas muestran su compromiso con el medio ambiente, entre ellas el Complejo Industrial de Repsol en Puertollano.
La multinacional energética destacó ayer su contribución al «desarrollo sostenible» tratando de satisfacer la demanda creciente de energía «y lo hacemos a través de un modelo que garantice la protección del medio natural y reduzca el impacto de nuestra actividad». De este modo, en el Complejo Industrial de Repsol en Puertollano se desarrollan diferentes programas y acciones, basados en cuatro líneas de actuación, siendo éstas «el uso eficiente de nuestros recursos naturales, la reducción de emisiones, la mejor gestión de nuestro suelo y la recuperación y reutilización de residuos».
Así, en los últimos años diez años en el Complejo Industrial de Repsol en Puertollano se han invertido más de 90 millones de euros en avances tecnológicos relacionados con el medio ambiente y se ha minimizado el impacto de la actividad industrial en un 70 por ciento, según las cifras que ayer ofreció la multinacional petroquímica a través de su página web.
En el caso de la reducción de emisiones a la atmósfera, se han reducido en un 73 por ciento las emisiones de dióxido de azufre, un 90 por ciento en partículas y un 68 por ciento en óxidos de nitrógeno. Asimismo, en ese mismo periodo se ha dejado de emitir más de medio millón de toneladas de dióxido de carbono (CO2), siendo éste el gas de efecto invernadero responsable del cambio climático.
Según la compañía, en Repsol se invierte «cada año» para adaptar sus centros industriales -entre ellos el de Puertollano- a la legislación vigente y a los requerimientos legales de los documentos BREF (BAT References Documents o Documentos de Referencia Europeos sobre las Mejores Técnicas Disponibles). Estos documentos de ámbito europeo recogen las mejores técnicas disponibles (MTD) de los diferentes sectores industriales.
«Estas mejores técnicas se trasladan a nuestros complejos a través de la revisión de las Autorizaciones Ambientales Integradas (AAI) y supone la aplicación de las mejores técnicas disponibles, que se consigue no solo con inversiones en tecnología y en equipos más eficientes y que generan menos emisiones, sino también a través de buenas prácticas de gestión», detalló Repsol.
En el caso concreto del Complejo Industrial de Puertollano, las principales inversiones acometidas por la empresa Repsol en este sentido han sido el cambio de combustible líquido por gaseoso incrementado el uso del gas natural, la ampliación de la red de inmisión o las nuevas inversiones en diferentes unidades como Vacío, FCC o Cogeneración, así como en incrementar el control de las emisiones a antorcha.
«Con la mejor tecnología, somos capaces de reducir nuestro consumo energético, minimizar las emisiones y trabajar en una gestión ambiental rigurosa y exigente», sostiene la multinacional petroquímica ubicada en Puertollano.

 

La compañía destaca su «compromiso» con el entorno. El Complejo Industrial de Repsol en Puertollano trabaja en un «uso responsable» de los recursos hídricos, «garantizando la calidad del agua tras su uso industrial y promoviendo la reducción del consumo de agua en nuestro proceso productivo y su reciclado en nuestras instalaciones».
Además, el control de la calidad de los suelos así como la recuperación de los residuos generados, en algunos casos incorporándolos de nuevo al proceso productivo tras su tratamiento, «forman parte de nuestra política medioambiental y de nuestro compromiso con el entorno».
 


Las más vistas