La salida de la crisis aumenta el fraude en la temporalidad

I. Ballestero
-
La salida de la crisis aumenta el fraude en la temporalidad - Foto: Tomás Fernández de Moya

Los empleos aflorados caen por quinto año pero los contratos convertidos en indefinidos dobla las cifras de la recesión

La recuperación económica parece haber cambiado el escenario en que se mueve la Inspección de Trabajo en la provincia de Ciudad Real, desplazando el foco hacia la contratación temporal en fraude de ley en lugar del empleo en negro. Es al menos lo que muestran las cifras de la memoria de la actividad de la Inspección elaborada por el Ministerio de Trabajo y a la que ha tenido acceso La Tribuna, que registran el quinto descenso consecutivo en el número de altas de trabajadores en la Seguridad Social producidas a raíz de las actuaciones de los inspectores, pero evidencian un número mucho más alto de contratos temporales convertidos en indefinidos que en los años más duros de la recesión.
Por quinto año consecutivo, el número de empleos en negro regularizados por la Inspección de Trabajo cayó en 2017 en la provincia de Ciudad Real. En total fueron 800 las altas que se derivaron de las actuaciones de este organismo que vigila el cumplimiento de la legalidad en las condiciones de trabajadores y empresas, lo que supone una caída cercana al 9 por ciento con respecto al ejercicio anterior. En el año 2016 fueron 879 las altas derivadas de la labor de la Inspección de Trabajo en la provincia, y este empleo en negro se ha reducido de manera drástica desde el final de la crisis y después de un lustro a la baja. En el año 2012, cuando más fuerte azotaba la recesión, fueron casi 3.000 (2.923) el número de altas que se gestionaron a la Seguridad Social tras la labor de los inspectores laborales. La cifra cayó en 2013 (2.235) y se ha mantenido a la baja desde entonces: 1.005 en 2014, 883 en 2015 y 879 en 2016. El año pasado fueron 800.
Más información en la edición impresa