El proyecto de la presa de Montizón, en espera

I. Ballestero
-
El proyecto de la presa de Montizón, en espera - Foto: Fotos Rueda Villaverde

El Ministerio para la Transición Ecológica reconoce que el pliego técnico está aprobado pero falta la habilitación económica de la Subdirección de Infraestructuras

El Gobierno de España que debe salir de las pasadas elecciones generales tiene sobre la mesa algunas tareas pendientes en la provincia de Ciudad Real. Muchas de ellas son recurrentes y es fácil recitarlas de memoria porque llevan apareciendo en mayor o menor medida en presupuestos o enmiendas a las cuentas del Estado de los últimos ejercicios, aunque buena parte de las partidas que se acaben presupuestando no se lleguen a ejecutar. Se trata de actuaciones como la continuación de la A-43, el arreglo de la N-430 o la finalización del proyecto de abastecimiento de la Tubería a la Llanura Manchega. Hay otros proyectos, en cambio, que están esperando la posibilidad de aparecer en esos presupuestos o en las enmiendas, porque continúan varados en el farragoso camino que debe recorrer una inversión desde que se pone en marcha hasta que tiene su reflejo en las cuentas públicas. Es el caso de la construcción de la presa del Castillo de Montizón, un proyecto muy demandado por los agricultores del Campo de Montiel, la burocracia parece discurrir por un camino lento al que la parálisis derivada de los procesos electorales no ayuda. Asaja, uno de los impulsores del proyecto, se propuso a principios de año lograr que el proyecto empezara a redactarse, pero de momento no se ha movido de donde estaba. Aprobado el pliego de prescripciones técnicas, sigue sin propuesta económica para ponerse en marcha.
Así lo reconocen fuentes del Ministerio para la Transición Ecológica. En concreto, el director general del Agua, Manuel Menéndez, que confirmó a este diario que el proyecto de construcción de la presa del Castillo de Montizón «tras haberse aprobado el pliego de prescripciones técnicas, se encuentra en estos momentos en el trámite administrativo de propuesta de habilitación económica», un trámite que ha de realizar la Subdirección General de Infraestructuras y Tecnología, apuntan desde la Secretaría de Estado de Medio Ambiente.
La presa del Castillo de Montizón está incluida en el plan de actuaciones prioritarias del Plan Hidrológico de la Demarcación del Guadalquivir. La intención de Asaja es intensificar a lo largo del año los contactos para que las obras puedan dar comienzo a finales de este año o principios de 2020, aunque este deseo, formulado en voz alta en el mes de febrero a este diario por Arturo Serrano, secretario técnico de la Asociación de Jóvenes Agricultores de la región, parece complicado de mantener después de que, en los primeros cinco meses del año, no se haya avanzado apenas en los trámites.
La puesta en marcha de este proyecto de regadío es una petición de Asaja al Ministerio de Agricultura, que con un presupuesto superior a 50 millones de euros tiene como objetivo abordar y resolver las deficiencias del abastecimiento y los regadíos en los municipios del Campo de Montiel. La presa tendrá un uso mixto, es decir, se utilizará para regadío y para abastecimiento de los municipios de la comarca. Entonces, Serrano incidió en la importancia de esta inversión para el Campo de Montiel, donde este proyecto de regadío para miles de hectáreas de olivar «supondría un importante empujón para todo el tejido socioeconómico de esta comarca desfavorecida». «Supondrá una multiplicación de tres veces la producción, por lo tanto los ingresos del agricultor aumentarían por tres, y el Producto Interior Bruto (PIB) de la comarca se multiplicaría por cuatro», argumentó el general técnico de la Organización Agraria para a continuación señalar que la iniciativa afectaría a más de 3.000 propietarios de una comarca «tan dependiente del campo y sin apenas hay industria». El proyecto englobaría a los municipios de Villanueva de la Fuente, Albaladejo, Terrinches, Puebla del Príncipe, Torre de Juan Abad, Villamanrique, Cózar, Almedina y Montiel.